¡Qué corrupción tan HP!

¡Qué corrupción tan HP!

“Tenemos que reducir la corrupción a sus justas proporciones”

A propósito de la destructiva, retadora y fallida reforma tributaria que intentó el señor presidente Duque y que se sustentó en la malquerencia que del pueblo colombiano  muestran  sus dos funcionarios tecnócratas,  Alberto Carrasquilla y el viceministro Juan Alberto Londoño, ambos como muchos de los que nos gobiernan, tienen en su cabeza un país muy diferente al que vivimos en cada región de la geografía colombiana, por lo tanto  quiero decirles, que la corrupción es la madre de todos nuestros males, siempre lo recordamos, pero lo olvidamos tan rápido en épocas electorales, que es imperdonable para  quienes generamos opinión no lo expongamos de manera pública y permanente en la retina y los oídos de los colombianos.

Solo para que usted amigo lector, analice si se trata de mentiras, persecución política, mala interpretación de la ley, ligerezas sin mala intención, o por el contrario estamos en manos de élites y grupos políticos que se roban nuestro patrimonio económico, que se burlan de los órganos de control, que evaden su responsabilidad penal, que se escudan en las estructuras criminales que conciben el Estado (Presidencia y Congreso de Colombia, Asambleas Departamentales, Concejos Municipales, Alcaldías y Gobernaciones) como un negocio privado para mejorar su salud financiera y la de sus familias, es por eso que recordamos con desazón la frase del extinto liberal Julio Cesar Turbay Ayala, en la campaña presidencial de 1978, “Tenemos que reducir la corrupción a sus justas proporciones” y es difícil pensar para nosotros que exista una justa proporción de la corrupción distinta a cero.

Por ejemplo, es escandaloso si el gobierno busca endeudarse para pagar los costos de la corrupción, que supera el 50% del presupuesto nacional, dejándonos en déficit fiscal, y en Colombia eso es lo que dice el actual gobierno, hay déficit para atender los programas sociales.

Veamos solo unos casos nacionales y otros en el Huila, para que usted que me lee, saque sus propias conclusiones: (proceso 8.000, 1995; Dragacol, Foncolpuertos, Chambacu, 1990 -1999; desfalcos a Cajanal, Parapolítica 2006; Commsa, 2007; falsos positivos, pirámides, DMG política, Yidis-política, Farcpolitica, 2008; Agro Ingreso Seguro, chuzadas, 2009; Dirección de Estupefacientes, carrusel de contratación en  Bogotá, 2010;  escandalo DIAN y sector Salud, 2011; Santoyo, Interbolsa, Termorrío, carrusel de pensiones CSJ, 2012; Andromeda y Andrés Sepúlveda, 2013-2014; escandalo juegos naciones, desfalco a Colpensiones,  escandalo salud en el Huila, escandalo en sistema judicial de Barranquilla, 2015; Reficar, Cartel de la Hemofilia, de los cuadernos y papel higiénico, caso Pretel y Comunidad del Anillo, 2016; Odebrecht, Cartel de la Toga, Cartel de Regalías, sida, y chatarrización, alimentos en las Fuerzas Militares,  desde los escándalos del PAE en Santander, incluida la carne de burro y caballo, que habrían consumido los niños, hasta el famoso kilo de pechuga de 40.000 en Cartagena, desfalco a Ecopetrol, Electricaribe, 2017; chuzadas, Federación Colombiana de Fútbol, mermelada tóxica en Fonade,  2018; captura del Fiscal de la JEP, corrupción en la DIAN – Universidad Distrital y Cuarta Brigada del Ejército, 2019; corrupción durante la pandemia hoy en investigación 2020; en el Huila, casos como, Diselecsa, alimentación escolar, robos en tesorería de Paicol, Baraya y Hospital de Aipe, doble contratación y pago en municipios, defraudación en fondo territorial de pensiones, empresas públicas de Neiva, Tigsa, El Tizón, Comfamiliar, Armando Ariza, distrito de riego Tesalia – Paicol, Torre Materno Infantil, Parque Isla, adjudicación del chance, la construcción de Mercaneiva y Los Comuneros, elección de personero y contralor de Neiva, estadio Guillermo Plazas Alcid, constreñimiento al elector en la ESE Carmen Emilia Ospina, audios presunta planeación para asesinar periodistas, mala calidad en construcción de Bósques de San Luis y El Tesoro, Parque Ronda Río Las Ceibas, Avenida Inés García de Durán, CAIMI Comuna 9 de Neiva.

Solo en los últimos 4 años según fuente de la Contraloría Departamental del Huila, reportó un detrimento de más de 31.844 millones de pesos, que, al día de hoy, incluido Neiva, supera los 120.000 millones de pesos.

Amigo lector, Colombia merece otros gobernantes, no sea masoquista.

Por: Juan Felipe Molano Perdomo – jmolano74@hotmail.com
Twitter: @JuanFelipeMola8



Ir al contenido