La deuda de transparencia de Lara Sánchez

La deuda de transparencia de Lara Sánchez

Hoy 9 de diciembre de 2019, declarado por la ONU como Día Internacional de Lucha contra la Corrupción, los neivanos que creímos en un Gobierno Transparente, sentimos una gran deuda en relación a tan colosal promesa de campaña de Rodrigo Lara Sánchez.

Según Naciones Unidas, cada año se paga un billón de dólares en sobornos. En Colombia, el robo anual al erario, según la Contraloría General de la República, es de 50 billones de pesos; unos $136 mil millones diarios; es decir, $5.707 millones cada hora; un poco más de $1’500.000 cada segundo.

No se puede prometer algo que, en verdad, más que retórica, debe ser un acto constante del ser, no un discurso. Andar prometiendo transparencia hoy en día, es confirmar que existen dudas al respecto en el actuar. El contexto social que vive el país, exige validar pero con hechos, esta norma, axioma, principio, valor u obligación social.

Se va el 2019 y luego de 4 años, muchos neivanos vimos cómo se sacrificó una palabra tan anhelada en lo público sólo para ganar una campaña política. Nos comimos el cuento de La Razón es la Gente, Gobierno Transparente, mientras salían a la luz, incoherentes actos que manchaban esa camiseta blanca.

Pago de favores y Contralor comprado

Varios de los financiadores de la campaña transparente de Rodrigo Lara Sánchez, dejaron en duda la principal bandera de esta administración Municipal, con el pago de favores contractuales recibidos a miembros de sus familias; eso no tiene nada de transparente y sí de mermelada. Un vulgar tráfico de influencias como ocurrió en los casos del empresario René Cantillo y el medico esposo de la hoy gerente de la Ese Municipal Carmen Emilia Ospina, Alfonso Rosero, aportantes de la campaña del Gobierno Transparente.

La posible compra del contralor por parte de un empresario aportante de recursos en la campaña, René Cantillo, y en la que participaron varios concejales salientes y entrantes de Neiva, entre los cuales se encuentra uno del partido Verde que apoyó hace 4 años al actual alcalde de los neivanos; eso no tiene nada de Transparente. Hoy todos siguen investigados.

¿Y a quién favorece un contralor municipal comprado?, ¿Qué garantías hubo de control en el manejo de los recursos durante dos años y medio hasta que en agosto de 2018 se dieran las capturas por la Fiscalía Nacional conocidas por todos?, ¿Dónde hubo una queja del actual alcalde pidiendo un ejercicio de control a instancias nacionales que revisara lo “controlado” por el también capturado Contralor y que revelara su verdadera preocupación por la Transparencia en su administración? Eso no tiene nada de transparente.

Estadio de Fútbol, gol a la transparencia

Ni hablar de la asignación presupuestal para el estadio de fútbol de Neiva, Guillermo Plazas Alcid, de un poco más de $7 mil millones de los cuales la administración municipal del médico Lara Sánchez aportó en febrero de 2016, más de $3.000 millones. Eso no tiene nada de transparente.

Y menos cuando en campaña prometió públicamente revisar el proceso al ver en 2015 varias alertas amarillas de autoridades como el DNP y la Contraloría General, que advertían sobre esa obra mal ejecutada. Hoy es un estadio a demoler donde se gastaron casi $30 mil millones, la mayoría de los recursos en la anterior administración.

Ahí está el primer fallo de responsabilidad fiscal que sobre esta obra inconclusa recientemente imputó la Contraloría General de la República al anterior alcalde Pedro Suarez y al promulgador de Transparencia, Rodrigo Lara Sánchez, así como a algunos de sus correspondientes funcionarios.

La Razón no fue para la Gente, EPN

El fallido proceso de contratación de potabilización del agua en Las Ceibas (EPN Empresas Públicas de Neiva), y que fuera desbaratado por el entonces Concejal Mateo Trujillo durante valiente debate en la corporación edilicia en 2016, dejó varias dudas sobre la cacareada transparencia.

A los pocos días de dicho debate, la entonces gerente Cielo Ortiz, avisaba a los neivanos que el operador que había ganado el millonario contrato mediante cuestionado proceso licitatorio, desistía de su obligación; eso, sin duda alguna, fue una transparencia forzada.

Y al haber puesto en riesgo la salud de los neivanos por el mal e insuficiente tratamiento del agua con ese contratista mal elegido, causando cortes constantes del suministro, cualquier gobierno transparente cambia a su gerente de Empresas Públicas. Aquí en cambio, la razón no fue para la gente que tanto se quejó; fue para la gerente ratificada en su cargo.

PAE con ley, pero sin moral ni cultura

La adjudicación del PAE (Programa de Alimentación Escolar), en Neiva, mediante Bolsa Mercantil de Colombia, lo ganó en 2019, la misma organización cuestionada en todo el país, con nuevos miembros en la junta directiva, pero con sobradas sospechas sociales de que los mismos encarcelados e investigados estaban detrás de esos hilos.

Muchos esperábamos que el alcalde del Gobierno Transparente se hubiera pronunciado ante organismos de control pidiendo por lo menos otro proceso licitatorio o haciendo algo por su comunidad educativa. Pero aquí se avaló este mecanismo de selección de tipo nacional. Los niños y la calidad de los alimentos que recibirían, no fue lo importante.

Fue más ética la exsecretaria de Educación del Huila, María del Carmen Jiménez, quien en diciembre de 2017, renunció a su cargo debido a las dudas que tenía sobre el PAE Departamental.

Su homólogo en Neiva, en cambio, defendió la Bolsa Mercantil que dio como ganador a la cuestionada Cooperativa Multiactiva Surcolombiana la que fuera manejada por el confeso corrupto German Trujillo Manrique, condenado a solo 3 años de cárcel.

Hubiera sido mejor para el Secretario de Educación de Neiva, Alfredo Vargas Ortiz que aspira a rectoría de la Universidad Surcolombiana, seguir el ejemplo de María del Carmen.

Hubiese sido un excelente ejemplo de práctica mockusiana, pues Antanas Mockus, uno de sus grandes maestros de “ley, moral y cultura”, ha sido objeto de tantos y tantos discursos profesados por el secretario Vargas Ortiz cuando habla de transparencia en los escenarios públicos. ¿Falló la moral? Pues porque la Ley que faculta la Bolsa Mercantil, ahí está. Y la Cultura gubernamental de favorecerle a los de siempre los grandes contratos, pues brilló con fuerza en el gobierno “transparente”.

Educación con grietas

Siguiendo con el tema educativo, otra deuda de transparencia, es sin duda alguna, la infraestructura educativa. El Megacolegio del sur, Rodrigo Lara Bonilla, para citar solo un ejemplo, fue entregado sin exigirle al contratista todos los acabados posibles que requiere esa obra.

Aún se entra el agua en invierno, paredes con problemas de humedad, acabados cayéndose, entre otros aspectos, son los que tienen en constante queja a la comunidad educativa, especialmente padres de familia.

¿Cómo se entrega al servicio de la comunidad educativa una obra a la que le faltan varios acabados y tiene fallas? Fueron $14.000 millones del erario nacional invertidos en ese megacolegio pero con proceso de selección de contratista local. Aquí sobran razones para indagar este proceso licitatorio en el gobierno “transparente”.

Dudas razonables

Se quedan en el tintero otros baches que no tienen nada que ver con transparencia, como la forma en que se logró el empréstito de $30.000 millones para cambiar alumbrado público a sistema Led, del cual ya desistió de su uso el actual alcalde según él por falta de tiempo en su ejecución.

Pero las dudas razonables giran en torno a una queja ante la Procuraduría General de la Nación de un concejal de la ciudad por el incumplimiento en las condiciones del acuerdo 004 de febrero de 2019 (facultades para endeudar el Municipio), sobre el cual esta administración no cumplió con la socialización ciudadana.

Así mismo, el tan prometido nuevo estatuto de contratación de Empresas Públicas (Ceibas), y que nunca se llevó a cabo, es otra deuda de transparencia de esta administración municipal, toda vez que para nadie es un secreto que esta dependencia es un desangre de favores politiqueros.

Temas de la ESE Carmen Emilia Ospina, Hacienda Pública, espacio público, movilidad, Sistema Estratégico de Transporte Público, (Setp), también tienen tanto de ancho como de largo en diversos asuntos que harían más extenso este articulo pero que sin duda alguna darán de qué hablar en los próximos meses.

Gran deuda de transparencia deja Rodrigo Armando Lara Sánchez, sobre todo viniendo del hijo del exministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, quien diera su vida por luchar contra la corrupción y el narcotráfico.

En el físico iguales, pero hubiera sido mejor no haberse colocado el apellido hace varios años; eso no hace transparente a nadie señor Rodrigo Armando Lara Sánchez.

Como también hubiese sido más honesto haber prometido un Gobierno “Medio Transparente o Más o menos Transparente”, o con otros lemas de campaña que no prometan lo que se supone debe ser el mínimo requisito en los gobiernos porque muchos creyeron que no se iba a perder un lapicero y nos quedamos con la duda razonable.

Queda claro que la Transparencia, es un Valor que no se menciona, se demuestra. Unos luchan contra la corrupción y otros aparentan hacerlo. Y los que lo aparentan siempre dejan grandes deudas y grandes dudas.

Como dijera Abraham Lincon, «Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo; puedes engañar a algunos todo el tiempo; pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo».

Por: John Hammer León Cuéllar  – johnleonc@outlook.com

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE