El proyecto de alumbrado de Gorky

El proyecto de alumbrado de Gorky

Los concejales de la Comisión Tercera de Negocios Generales del Concejo de Neiva aprobaron en primer debate el polémico proyecto a través del cual se le otorgan facultades al alcalde de Neiva para crear una Sociedad de Economía Mixta (SEM) que prestaría el servicio de alumbrado público en Neiva; hoy el tema está en la plenaria del Concejo, que ha brillado por la mediocridad en el debate, sobre todo de aquellos concejales casados con la administración y la iniciativa.

Y es que lo propuesto, crear una S.E.M. tiene varios aspectos que deben ser analizados, sí hacemos un contraste entre o propuesto por la anterior administración de Lara Sánchez, y lo que pretende hacer Gorky Muñoz, que no es otra cosa que privatizar el alumbrado público de Neiva.  Ponerle el nombre de pública, como rimbombantemente lo hace el proyecto, no quiere decir que esa entidad vaya a tener naturaleza pública.

La principal consecuencia es que con el actual modelo propuesto se requiere un incremento del impuesto.  Así lo afirmó, en forma inequívoca, el consultor del proyecto ante la Comisión Tercera del Concejo, con fundamento en unas explicaciones técnicas y financieras, no del todo claras, que hábilmente en la plenaria no se han debatido a profundidad.

Lo único claro es que el particular que gane la licitación, será parte del mejor negocio del Mundo.  Yo estoy bastante aburrido de no poder participar en la puja, porque sí yo ganara el derecho de ser dueño del 48% de la S.E.M., mi socio, es decir Neiva, es decir todos los neivanos, se endeudan conmigo para “mejorar el servicio”, pero la renta del crédito y el 48% de las utilidades de toda la operación son mías.  A eso se le llama ganar por punta y punta.

Hay que recordarles a los concejales, ya que el alcalde lo olvidó, que Neiva como efecto de la pandemia es una de las ciudades con mayor impacto económico negativo.  No solo basta recorrer el centro de la ciudad para ver la cantidad de locales comerciales desocupados, hoy Neiva es la segunda o tercera mayor ciudad con desempleo de Colombia según  cifras del DANE.

En ese panorama el alcalde de Neiva y sus concejales amigos no solo están tramitando una reforma tributaria, sino que anuncian que deben incrementar el tributo de alumbrado público, para terminar privatizando el servicio de alumbrado.  No hay una sola propuesta del alcalde (no creo que tenga la capacidad de proponer nada) para incrementar e incentivar el empleo y el comercio de la ciudad, pero eso sí, bienvenido el incremento a los impuestos locales.

Una demostración más que los políticos populistas, que hacen sus campañas con el tamal, la cerveza y la gaseosa gratis (para no hablar de voto comprado), solo piensan en las finanzas de sus electores en el momento de pronunciar discursos apasionados en la campaña.  Porque a la hora de gobernar, el interés común y el bolsillo de los menos favorecidos es lo primero que olvidan.

Lara Sánchez, como alcalde presentó en dos oportunidades proyectos de alumbrado público que tenían como base fundamental, no incrementar el impuesto de alumbrado público en perjuicio de los neivanos;  y fueron rechazados con ponencias negativas, con el argumento que esos modelos de negocio no eran convenientes para la ciudad.

En esos dos proyectos se pretendía prestar el servicio de alumbrado público primero con empresa industrial que sería propiedad de los neivanos (fue rechazado por inconveniente), y después por una sociedad que podría ser conformada no con particulares, sino con empresas de capital público (que también fue rechazado por inconveniente).

Los dos proyectos no pasaron a plenaria, porque la Comisión Tercera de Negocios Generales del Concejo de Neiva los votó negativamente. Hoy los concejales amigotes de Gorky, no preguntan por ejemplo, el por qué se van a instalar luminarias LED de mediana calidad y cuestionable eficiencia energética.  Recuerdo que en el anterior gobierno uno de los aspectos esenciales fue presentar a la ciudad, luminarias que tendrían la virtud de ahorrar tal cantidad de energía., que con el costo de lo ahorrado en kilovatios/hora se pagaba el préstamo que en dinero hacía la ciudad, para cambiar las luminarias.

Hoy, al ciudadano del común, a aquel neivano que por efecto de la pandemia no puede llevar carne y pollo a su almuerzo (las cifras del DANE demuestran que Neiva es una de las ciudades donde más ha bajado el consumo de cárnicos), hay que explicarle porque va a pagar de más por alumbrado público, a pesar que el anterior gobierno demostró que no era necesario incrementar el impuesto para modernizar el alumbrado público de la ciudad.  Y esta no es una opinión del suscrito, los documentos públicos y radicados en el Concejo de la ciudad lo demuestran.

El parágrafo quinto, del artículo primero del proyecto aprobado por la comisión dice expresamente: “el aporte económico que realicen el accionista o accionistas privados que se seleccionen mediante convocatoria pública”.  Al señalarse que el aporte es privado, excluye de plano que empresas públicas de nuestro país de relevancia de EPM, sociedades de capital público como CODENSA, y similares, participen en el proyecto.  Es claro, que el socio de Gorky, en la empresa de servicios públicos domiciliarios será un particular, aspecto que no recuerdo le haya mencionado a sus electores en campaña;  y que deja por fuera empresas públicas de gran experiencia y músculo financiero que podrían brindar un excelente servicio a los neivanos.

El artículo segundo del proyecto aprobado señala que el socio de Gorky no será escogido mediante licitación pública, porque el alcalde “deberá adelantar un proceso público, convocando a participar accionariamente en la constitución de la empresa de servicios”;  en los proyectos del gobierno pasado era expresa la orden al alcalde de hacerlo en licitación pública;  la diferencia, al menos de facto, es abismal.

Otra perla es que el proyecto de acuerdo no imparte al alcalde ninguna orden técnica respecto del servicio público y de las condiciones del alumbrado;  aspecto que el gobierno pasado se preocupaba por explicarle a los neivanos.

En el proyecto no se ordena que se contrate el alumbrado con aspectos relevantes de eficiencia energética, esto quiere decir que a mayor índice de lúmenes por kilovatio/hora (mayor luminosidad por menos consumo de energía) o que sean luminarias de gran durabilidad, las cuales ya se consiguen en el mercado a un precio razonable, muy inferior al demostrado en el proyecto.

Puede que en el estudio técnico se mencionen aspectos técnicos, pero lo que le ocultan a los neivanos, es que una vez constituida la sociedad, siendo esa empresa de servicios públicos, una persona jurídica diferente del Municipio de Nieva, ella puede desatender el estudio técnico que motiva le voto de los concejales y hacer un estudio técnico diferente, con conclusiones técnicas y financieras diferentes, que bien pueden terminar beneficiando al socio particular que pretende Gorky para su empresa de servicios públicos, e instalar luminarias que en apariencia beneficien las finanzas de la ciudad, pero en el fondo beneficien al socio particular.

Es vergonzoso lo que sucede hoy en Neiva, no solo en la administración municipal, sino en el poco, y casi nulo control social y periodístico a las acciones del alcalde, al menos en este tema.  Recuerdo que el gobierno de Lara Sánchez, el tema de alumbrado público tenía menciones, columnas y notas periodísticas casi todas las semanas.

A Gorky Muñoz, le han dado casi una patente de corso, sin entender, por el contenido del proyecto presentado al Concejo y las investigaciones al alcalde y su equipo en menos año de gobierno, que definitivamente los neivanos pusieron al ratón a cuidar el queso.

Dicen en la calle que Gorky en la plenaria del Concejo de Neiva para este oscuro proyecto tiene ya en su bolsillo once votos a favor, cinco adicionales a los de la comisión;  por lo tanto el proyecto terminaría aprobándose.  Hoy el debate se encuentra suspendido, esperemos que la presión social, ahogue semejante esperpento.

Nota 1. En el debate los miembros de la Comisión tenían tanto afán de aprobar el proyecto que cometieron un error garrafal;  aprobaron tres veces el plazo de la sociedad de economía mixta;  primero a veinticinco años, luego hasta treinta años, y luego por treinta años.  Eso está en contra del reglamento del Concejo de Neiva que es claro que las votaciones de cada punto se pueden hacer por una sola vez.  Con ese solo detalle, ya se pone en entredicho la legalidad del proyecto. El video publicado en redes no miente. 

Nota 2.  Si es cierto que con el crédito de 60.000 millones aprobados a Gorky se va a financiar sueldos y prestaciones de los cargos creados en su irresponsable reestructuración administrativa, la reforma de la planta de cargos del Municipio no es válida.  Actualmente los rediseños institucionales de entidades públicas exigen que los salarios y prestaciones sociales de servidores públicos se financien con recursos y rentas propias. Sí la actual administración necesita de crédito para financiar la planta, desatendieron ese mandato y tienen mucho por lo cual responderle a la ciudad y a los órganos de control.

Además, dicen por allí, que como efecto de este crédito y la merma del recaudo de los impuestos, Neiva está ad portas de perder viabilidad financiera, y lo más grave, es que sí no aumenta el recaudo tributario en el 2021, Neiva podría entrar en régimen de reestructuración de Ley 550 de 1999 en el 2022.  ¿Qué dice el Alcalde y la Secretaría de Hacienda de semejante problema?  ¿Qué opinan el personero y la contralora de Neiva?

Por: Juan Pablo Murcia Delgado – murciajuanpablo@gmail.com
Twitter: @jpmurciadelgado



Ir al contenido