¡Apelo a su conciencia natural!

6 mins read

Colombia está polarizada en cuanto a gustos políticos y aún más frente a sus candidatos a Presidencia de la  República; sin embargo, usted y yo estamos llamados a apaciguar esas turbulentas aguas, que al final solo pueden dejar millones de damnificados y sin aliento para seguir creyendo en que puede existir un mejor país y un futuro serio para nuestras nuevas generaciones.

Desde mi propia experiencia, debo decirles y no como una confesión, que transité desde el liberalismo de Gaitán solo en teoría y librerías, también por el de Samper y Serpa y luego en partidos tradicionales por sus fundadores de estirpe liberal tales como Cambio Radical y voté por el actual presidente, Duque, quien fue el que dijo Uribe – sin ser yo uribista-, este último de génesis liberales, pero hoy más conservador que los ocupantes de la Casa de la carrera 24 con 37 en pleno centro de Bogotá.

Sin embargo, he decidido distanciarme desde hace ya más de 18 meses de esa tradición política electoral, tanto en lo que se refiere en lo regional como en el ámbito nacional.

Hace pocos años aspiré a la Cámara de Representantes y obtuve una significativa votación y es por ello que me resisto a dejar de alzar las banderas de la transformación social, me aterra la idea de ver cómo hay jóvenes incautos que caen en las redes de las mafias electorales y adultos que nunca tuvieron el valor de distanciarse de esas prácticas, y hoy a pesar de todo, he afrontado con estoicismo insultos, atropellos y perdida de acompañantes excelentes en este camino democrático.

No obstante, mi dignidad da para eso y mucho más, siento que es mejor dejar atrás pasados estilos de vida y ausentarme de ciertos círculos sociales, pero tener la conciencia limpia y la voz altiva ante las desigualdades y los hechos de corrupción, lo que es y será siempre un motivo de inspiración superior frente a los partidos y movimientos políticos que son en últimas un vehículo, un medio, para ser elegido, pero no pueden jamás aconductar como animales a los hombres y mujeres que día a día conocen mejor de sus profesiones u oficios, sienten mejor sus éxitos y sus derrotas y saben que este país merece un cambio de dirección y de un gobernante que no haga parte de las élites de este país y de cada uno de nuestros municipios y del departamento del Huila.

Apelo a su conciencia natural, para que escuchen sin apasionamientos a cada candidato, pero no sigan el camino de los comentarios de corrillo, hoy de redes sociales (fake news – noticias falsas), los invito a ser parte de la nueva historia que está por escribirse desde su casa u oficina, desde la calle donde vivimos, desde el parque del barrio, desde la cafetería, desde los colegios y universidades, en fin, desde donde hacemos patria,   pues lo bueno o lo malo que pase en este lugar exótico llamado Colombia, es de nuestra responsabilidad.

Queremos un estilo de gobernar diferente es lo que dicen las encuestas de opinión y eso se siente en las calles y mentideros políticos, no importa que nos llamen ahora -mamertos- siempre de manera ofensiva por quienes sienten que no estamos con el gobierno o el status quo, vamos a cambiar el estado de las cosas y ello en sí, no es un delito, en mi caso cuando ayudé a Duque me tildaron de paramilitar hoy ayudaré a Petro y me califican de mamerto guerrillero.

Ni lo uno ni lo otro,  soy un liberal de ideas y con convicciones claras del respeto por el hombre y todo lo que lo rodea, entonces amigo lector si no comparte esta posición está en su derecho, pero lo invito a darse una oportunidad de oro, sino se convence, quédese ahí, detenga el cronometro y envejecerá sin ver la otra cara de la moneda y sus días tal vez serán uno igual al otro.

Liberales, independientes, sin partido, conservadores y militantes del Centro Democrático decepcionados, vengan a escuchar a Gustavo Petro este jueves en la mañana en Pitalito y a las 4:00 p.m. en el Parque Santander de Neiva, allí nos sumaremos a quienes controvertimos en el pasado pero unidos esta vez por Colombia, su territorio, su cultura y sus gentes.

No caigamos de nuevo en el discurso dañino de izquierda y de derecha, eso nos divide en lo ideológico, pero seguiremos siendo colombianos con las mismas necesidades y angustias y observando a diario como no solo destruimos nuestro medio ambiente sino como se roban el erario público.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Latest from Blog

Ir al contenido