El turismo sensorial se abre paso en el Huila

95 views
4 mins read

El departamento del Huila ha venido evolucionando sin parar, en temas turísticos. Desde que fue descubierta una de las necrópolis más grandes del mundo en los municipios de San Agustín e Isnos y con ella un cúmulo de misterios que a la fecha no han podido ser del todo descubiertos, este territorio ha venido desarrollándose como destino de viajeros provenientes de toda la geografía terráquea.

A la espectacularidad del Parque Arqueológico de San Agustín se le suma la segunda zona árida más extensa de Colombia; un bosque seco tropical que atrae por los colores de sus escarpados terrenos, los cuales presentan tonalidades ocre y gris, que contrastan con el verdor de los cactus que se encuentran en toda su extensión.

Esta enigmática zona ubicada al norte de nuestro departamento es famosa por los hallazgos paleontológicos y por ser un lugar privilegiado para el avistamiento de diferentes cuerpos celestes, pues desde allí se pueden observar las diferentes constelaciones y fenómenos tales como las lluvias de meteoros, razón por la cual está en la agenda de turistas, exploradores y científicos de todo el orbe.

Aunque no son muy mencionados, en los municipios de La Plata y La Argentina, también se han encontrado restos arqueológicos que datan alrededor de los 1.000 años antes de Cristo, lo cual podría convertir en cualquier momento a esta hermosa zona en destino para quienes se interesan en este tipo de hallazgos, pero además para enamorados de la flora y fauna nativa, de una región tan rica en recursos naturales.

Por decisiones políticas, pero además por tener una ubicación estratégica y unas condiciones geográficas especiales, a este departamento le construyeron dos grandes hidroeléctricas sobre el río Magdalena (Betania y El Quimbo); curiosamente ninguna explotada energéticamente en beneficio de este territorio, pero que de una u otra manera lo han beneficiado por su exuberante belleza.

Todo lo anteriormente mencionado se conjuga mágicamente para crear una categoría de turismo especial, enfocada para quienes desean experimentar otro tipo de vivencias, que permite a quienes las aprecian, ver el mundo de otra forma y lograr espacios de relajación, paz física, espiritual y mental.

Lo que se busca con este nuevo estilo de turismo, es lograr que quienes lo practiquen logren desconectarse de la cotidianidad y puedan acoplarse con el medio ambiente y la gente. Cada uno de los sentidos tiene su propio valor y manera de vincularse con el entorno, y cada lugar y cada elemento, está cargado de diferentes sensaciones, como los ecosistemas, alimentos, sonidos, aromas, climas, fauna, flora, etc.

Adenda:

El fin de semana pasado disfruté de un día espectacular, en un sitio mágico ubicado a escasos kilómetros de la ciudad de Neiva, allí disfruté de un día en completa interacción con la naturaleza y de una experiencia sumamente agradable en un temazcal, que hace referencia a un ritual ancestral prehispánico y a su vez un baño de vapor de hierbas medicinales y aromáticas empleado en la medicina tradicional. ¡Se abre el camino para el turismo sensorial!

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido