Decide mejorar tu salud

198 views
5 mins read

Es importante que de una u otra manera se genere en el ser humano conciencia respecto al rol que cada ser humano debe cumplir en la gestión de su propia salud.

La pandemia del Covid ha impactado a la humanidad de diferentes maneras; se podría decir que tras todos estos meses hemos aprendido a valorar más la salud y a entender que la salud está directamente relacionada con nuestro estilo de vida, con nuestros hábitos, incluso con nuestros pensamientos y actitud ante las circunstancias de la vida.

Desafortunadamente, nuestro modelo de educación y el enfoque de las políticas de salud pública no se fundamentan en la prevención y en la autogestión de la salud, tenemos un desconocimiento de la nutrición y su impacto en la salud y bienestar del ser humano. No se enseña en las aulas, ni en las casas, ni en los consultorios médicos.

La misma naturaleza del cuerpo humano ofrece gratis bienestar como lo es la meditación, los ejercicios de respiración, el ejercicio, etc. Los expertos del mundo del bienestar y salud argumentan que tenemos nuestra mejor farmacia propia en el organismo del cuerpo humano, mente y espíritu.

Nada más letal que el sedentarismo, que por cierto abunda en nuestro estilo de vida, desconociendo también que somos seres de movimiento, que es la naturaleza del ser humano su bienestar por la acción de sus movimientos.

El ejercicio es fundamental para la salud del ser humano, no es la prioridad hacer ejercicio por estética es por el inmenso bienestar que este genera para el cerebro, corazón, para todo el organismo. De debería enseñar desde la infancia la importancia de la nutrición, se debería enseñar bienestar y fortalecer la conciencia desde el niño para que sea un adulto sencillamente sano y feliz.

A un gurú místico indio le preguntaron cuál es el mayor mal de la humanidad y respondió que la Ignorancia del ser humano. Por eso me surge la pregunta de cuanto he afectado mi salud a lo largo de todos los años debido a la ignorancia?. Hay múltiples enfermedades crónicas que uno mismo genera por el estilo de vida, ese estilo comandado por el estrés, pequeña palabra de la cual normalmente desconocemos su enorme potencial como generador de enfermedades.

Nos hemos asustado y mucho con el corona virus, hay que asustarse mucho más con el estrés, la obesidad, el sedentarismo, la mala alimentación, los malos hábitos, no dormir bien por n días o por años, malos hábitos y estilo de vida.

Practicar y entender que somos responsables del deterioro de la salud, tomar conciencia al respecto y reprogramar nuestra manera de pensar hacia nuestra propia salud debe ser un propósito firme, ahora que se comienza un año cuando se tiene más ímpetu emocional por los objetivos y propósitos de un nuevo año. Lo cierto es que cada quien es dueño de sus creencias, de sus propósitos y dueños del estado de confort, este que comprende también círculos viciosos y escasos círculos virtuosos.

La atención y energía de cada día no se usa para el bienestar y salud propia y por eso incluso las personas pierden la alegría de vivir que comprende cada día, para estar en el presente y no anclados al pasado o pensando en un futuro que no es real. Presos de las múltiples adiciones actuales. Somos lo que comemos, somos las decisiones que tomamos. No existen píldoras mágicas, existen decisiones mágicas. Decide mejorar tu salud.

Por: Carlos Cabrera C. – ccabreracollazos@gmail.com
Twitter: @CarlosCabreraCC

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido