Ternado a rectoría de Universidad Surcolombiana no cumpliría para el cargo

Ternado a rectoría de Universidad Surcolombiana no cumpliría para el cargo

Existen serios indicios que uno de los ternados a la rectoría de la Universidad Surcolombiana, en particular el docente de la Universidad, Nelson Gutiérrez, aparentemente no cumple con unos de los requisitos para el ejercicio del cargo de Rector, pues no llenaría el requerimiento de acreditar tres años de experiencia en cargos administrativos de nivel directivo o ejecutivo, según se consigna expresamente en el Artículo 28 del Estatuto General de la Universidad Surcolombiana.

Se sumaría esta inclusión, a un ya imperdonable cúmulo de errores que el Consejo Superior Universitario, de esa institución ha cometido en la designación de los candidatos a ser Rector de la más importante Institución de Educación Superior del sur del país, consecuencia de lo cual, en los últimos quince años se han declarado nulas por el Consejo de Estado, al menos cuatro designaciones de Rector en propiedad, siendo las únicas que han soportado el escrutinio judicial, las elecciones de Ricardo Mosquera Meza, también exrector de la Universidad Nacional, de Eduardo Pastrana Bonilla y de Pedro Reyes Gaspar.

Es relevante mencionar que el error no es solo del Consejo Superior Universitario;  en la presentación de su hoja de vida ante el Consejo Superior Universitario y ante la comunidad universitaria en la sesión del pasado 6 de febrero, el docente Nelson Gutiérrez, señaló que él había sido director de la empresa ALMAGRARIO S.A., en Tolima y Valle. (Video de presentación candidatos 06 de febrero, 2:50:50 min.)

Pero constatados los documentos de la hoja de vida aportados por ese candidato al proceso de designación de Rector de la USCO, salta a la vista que eso no es ajustado a la verdad.

Lo que certifica ALMAGRARIO S.A. es que ese docente, hoy miembro de la terna, tuvo en empleo de Jefe de Bodega en el Municipio de Palmira, entre el  27 de septiembre de 1999 y el 9 de julio de 2003.  Y en certificación anexa, que no se tiene certeza que haya sido presentada a los miembros del Consejo Superior Universitario, se señala que el hoy integrante a la terna del Rector, cumplía funciones como velar por cumplimiento de metas fijadas a su agencia, controlar sistemas de almacenamiento de cantidades de mercancía, elaborar presupuesto y planes de negocio de su dependencia, controlar cartera y recaudo de cartera de su agencia, entre otras funciones.

Certificaciones

El problema es que nuestro ordenamiento jurídico es muy claro en definir cuáles son las funciones de un cargo del nivel directivo, que son las aplicables para el Rector de una Universidad del nivel nacional, como lo es la Surcolombiana, se definen como funciones del nivel directivo las relacionadas con fijar las políticas y adoptar planes, dirigir, controlar y velar por el cumplimiento de los objetivos de la institución, organizar el funcionamiento de la entidad y por supuesto las funciones de nominador y representación legal de entidades, que salta a la vista no son para nada coincidentes con las que sustentan la experiencia del cargo como Jefe de Bodega del Docente Nelson Gutiérrez.

Para terminar de enturbiar la situación, se verificó que en la época en que fue Jefe de Bodega, ALMAGRARIO S.A. era una sociedad de economía mixta, lo cual se puede constatar en el Decreto 2478 de 1999, que fija la estructura del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, entidad que tenía una participación del estado inferior al 90% de capital, por lo cual, el docente Nelson Gutiérrez era un trabajador particular, vinculado a una sociedad de economía mixta, cuyo cargo no puede entenderse directivo, por no tener el mismo la calidad de empleado público, y porque sus funciones, no son propias de dicho nivel.

Parece que para subsanar el error, varios abogados afectos a su campaña han emitido conceptos señalando que esa falla en la hoja de vida, queda resuelta con el hecho de haber sido miembro del Consejo Superior de la Universidad Surcolombiana, lo cual, según consulta hecha a varios expertos,  por este medio de comunicación, parece no tener sustento, pues pertenecer a órganos colegiados de dirección, actualmente no puede ser entendido como estar vinculado a un cargo público.

En consulta hecha por este medio de comunicación al abogado Juan Pablo Murcia Delgado, especialista en derecho administrativo y asesor de varias entidades públicas de diferentes niveles en el país en derecho laboral administrativo, señaló: “Yo opino que no es claro que actualmente pueda señalarse que ser miembro de un consejo directivo o superior de una entidad pública, pueda considerarse experiencia para el ejercicio de un cargo directivo.

 

Últimamente varias providencias del mismo Consejo de Estado y conceptos del Departamento Administrativo de la Función Pública, han indicado que lo que se hace en un consejo directivo o consejo superior es equivale al ejercicio de una función pública, no al ejercicio de un cargo público. 

Y esa circunstancia debe ser analizada también desde el punto de vista de la calidad en la cual accede la persona a dicho ejercicio colegiado, es muy diferente la designación de un particular, que la designación de un servidor público, pues cuando una persona accede a ese consejo en virtud de su condición de servidor público, pues será muy complicado señalar que esa participación en el órgano colegiado, pueda ser equivalente al ejercicio de un cargo directivo”. 

Del mismo modo, consultado el abogado Henry Dussán, profesor de derecho laboral, radicado en la ciudad de Bogotá, nos señaló, que “la posición actual del Consejo de Estado, es que el pertenecer a órganos colegiados de dirección como consejos directivos o consejos superiores, no otorga la posibilidad de entender que se está ejerciendo un cargo público, sino que se está ejerciendo una función pública, lo cual es diametralmente diferente al ejercicio de un cargo público del nivel directivo, que es lo que exige expresamente el Estatuto de la Universidad Surcolombiana que se somete a consulta”.

Así las cosas, nuevamente vuelve a estar en duda el actuar del Consejo Superior Universitario y de sus miembros, pues como órgano colegiado tenía la responsabilidad de ternar personas que demostraran el cumplimiento diáfano de requisitos para ocupar el cargo de Rector.

Se suma esta postura, a voces dentro de la Universidad Surcolombiana que denuncian que ya en dos oportunidades ese órgano colegiado a tratado de favorecer indebidamente a la candidata Nidia Guzmán, con la designación de candidatos que no tienen representatividad dentro de la Universidad, que parece fue lo que sucedió con su primera designación, declarada nula por el Consejo de Estado en reciente sentencia, y en esta última, con la postulación de al menos un candidato que no llena los requisitos para ejercer el cargo, dando la posibilidad a que nuevamente se demande la nulidad del proceso de elección del Rector de la Universidad.

Es hora, que los órganos de control actúen sobre esta problemática, y muestren resultados a la comunidad Universitaria y a la sociedad en general, respecto de una situación que afecta la estabilidad de una institución esencial para el futuro de los jóvenes huilenses.

1 comment
TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE