Soñadores de un mejor futuro

211 views
5 mins read

La emigración legal e ilegal hacia los Estados Unidos es una tendencia creciente que se ha acentuado a raíz de la inestabilidad política y económica no solo de las naciones suramericanas sino en general desde todos los países en desarrollo.

El aumento de gobiernos totalitaristas de izquierda y derecha, la creciente inequidad social y económica y la corrupción que carcomen el presupuesto público y generan faltas de oportunidades justas de empleo y limitan el acceso a un salario digno están empujando cada vez más a la población a buscar oportunidades en países que les ofrezcan la posibilidad de una mejor calidad de vida y un futuro estable para ellos y sus hijos.

Esta tendencia se ve reflejada en el número diario de “soñadores de un mejor futuro” que cruzan especialmente la frontera sur de los Estados Unidos a través de las rutas que los denominados “Coyotes” o “Polleros” crean desde Colombia hasta Chihuahua, Sonora o Baja California en México, exponiendo a los inmigrantes a ser víctimas de ultrajes, robos y aun a la muerte por parte de criminales, carteles del narcotráfico y el inclemente desierto del norte mexicano.

Aquellos que corren con suerte muy probablemente serán detenidos por la Patrulla Fronteriza y puestos en detención por algunas semanas o en algunos casos por meses mientras esperan ser escuchados por un juez de inmigración y luego tendrán que afrontar un tedioso y costoso proceso para evitar ser deportados o removidos.

Quienes corren con más suerte logran entrar con una visa de turismo o visitante a través de uno de los puertos de entrada. Allí serán cuestionados por agentes de la Agencia de Inmigración y Aduanas quienes han desarrollado un olfato agudo para detectar a los inmigrantes que mienten a la hora de ser interrogados sobre el propósito de su viaje. Aquellos que son encontrados en su intención de fraude serán deportados de manera inmediata, sus visas serán canceladas y serán castigados para reingresar a los Estados Unidos hasta por 10 años.

Los que tengan más fortuna tal vez serán admitidos para entrar al país. Una vez admitidos tendrán la posibilidad de explorar la opción de quedarse legal o ilegalmente, o regresar a una realidad que tal vez no quieran vivir de nuevo en sus lugares de origen.

Mi intención no es ofrecer una visión pesimista acerca de la inmigración a los Estados Unidos, solamente relato una realidad que a diario escucho en mi despacho de abogado por parte de miles de inmigrantes que se han convertido en “soñadores de un mejor futuro”, entre ellos yo, quien una día hace más de diez años salí de Neiva sin saber hablar inglés y tuve que enfrentarme a la “jungla” que es la ley de inmigración en los Estados Unidos, pero de la cual con la ayuda de Dios he podido sortear hasta convertirme hoy en un defensor y abogado de los inmigrantes.

Así mismo soy testigo de cientos de historias exitosas de inmigrantes que han logrado su “sueño” en el país de las oportunidades. Mi consejo final como abogado de inmigración es, si va a emigrar hágalo de la manera correcta, minimice los riesgos y aférrese a la promesa de Jesús quien dijo “Todo lo que pidan en oración, creyendo, lo recibirán”.

Por: Johann Andrés Cuéllar
Abogado de Inmigración en los Estados Unidos
johann@abogadocuellar.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido