Miremos hacia el futuro

217 views
4 mins read

La vida y el país van mucho más allá de las elecciones. Las elecciones, esencia de la democracia, determinan el presente y el futuro de los pueblos. Culminada la jornada electoral presidencial, hay una realidad: Gustavo Petro y Francia Márquez ganaron y dirigirán nuestra Nación por los próximos 4 años.

Iniciará un nuevo camino para Colombia. El llamado a un gran acuerdo nacional cae muy bien y se hace necesario. El País debe superar la polarización que solo se logrará mediante el diálogo amplio, respetuoso y constructivo en la búsqueda de consensos.

En medio de las diferencias, siempre será viable encontrar puntos de encuentro por el bienestar colectivo. Las elecciones hay que dejarlas atrás, ahora debemos mirar hacia el futuro.

De nada sirve quedarnos enfrascados en la confrontación política. Debemos todos pasar esa página, sin que eso implique renunciar a los principios e ideas. Las reformas estructurales que Colombia requiere deben ser construidas colectivamente, con la mayor participación posible y a su vez, solo serán viables asegurando mayorías.

Hoy más que nunca es menester el liderazgo colectivo y convocante. Avanzar en el fortalecimiento de la paz impone un ambiente nacional que deponga los insultos entre colombianos y se privilegie el respeto y la tolerancia a la diferencia, que solo lo conseguiremos con el entendimiento y colaboración plena de la sociedad entera.

Colombia espera una lucha frontal e integral contra la corrupción y el hambre. Dar pasos en la dirección de las garantías de los derechos a todos los ciudadanos. Combatir la exclusión y visibilizar a aquellos históricamente olvidados pero que como todos igualmente son colombianos.

Las nuevas juventudes, quienes participaron masivamente en las elecciones, esperan más oportunidades para tener una educación superior de calidad, gratuita y pertinente; más apoyo para sus expresiones culturales, talento deportivo y sueños emprendedores. La mujer, que determinó el triunfo, anhela su dignidad integral, igualdad y oportunidades.

Para el Huila y Neiva, esperamos y confiamos en un Gobierno Nacional que apoye y acompañe con decisión a nuestra región. Un apoyo que conlleve a terminar obras, que no pueden seguir quietas o elefantes blancos, como son la solución definitiva al Estadio de Fútbol en Neiva, el distrito de riesgo Tesalia-Paicol y las vías para la competitividad regional. La productividad del sector agropecuario, el turismo, las vías terciarias, la seguridad y la transición energética son una prioridad.

En Neiva puntualmente, donde existe una gran expectativa, hay que reducir el déficit de vivienda, concretar la PTAR, impulsar con fuerza la circunvalar del Oriente, adelantar un plan integral de infraestructura comenzando por la malla vial urbana, accionar comedores comunitarios gratuitos contra el hambre y aunar esfuerzos para recuperar la identidad como capital del Río Magdalena. Neiva debe volcar su mirada al río.

Por: Jorge Andrés Géchem
Twitter: @JorgeAGechem

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido