Hincha aplazó su muerte para ver a su equipo

543 views
1 min read

MUNDO.  Lorenzo Schoonbaert dio una muestra de lo que significa el amor por un club de fútbol. Este belga, al que operaron 37 veces en los últimos 20 años, retrasó un día su muerte por ver al equipo de su vida: el Brujas de Bélgica, en el que juega José Heriberto Izquierdo, exjugador del Once Caldas.

Lorenzo tenía como último deseo ver un partido de su club y así lo hizo. Incluso realizó el saque de honor acompañado de su pequeña hija de siete años. ‘Lorre’, como se le conocía, recibió los aplausos de los jugadores y la ovación de la hinchada, aunque fue un partido distinto: no había alegría, y es que se sabía que al día siguiente Schoonbaert iba a morir.

«Ya puedo morir en paz. Mi último sueño se ha hecho realidad, será un buen recuerdo para mi hija», señaló Lorenzo, a quien un día después le aplicaron una inyección letal que acabó con su vida.

«Como él decía, tenemos que mirar hacia arriba. Fue valiente hasta el último minuto y disfrutó hasta el final de sus seres más queridos», manifestó su familia en un comunicado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido