El perdón y la justicia

542 views
3 mins read

Esta semana hemos visto uno de los episodios más extraños de los últimos años en materia de institucionalidad.

La Corte Suprema de Justicia en un fallo de tutela, por demás histórico, consideró que el Gobierno Nacional, la rama ejecutiva del poder público, no debe estigmatizar a quienes manifiestan en las protestas y ordenó que a través del Ministro de Defensa Nacional se pida perdón por los desmanes ocurridos el día 21 de noviembre de 2019.

Hasta ahí no parece nada exótico, el máximo tribunal de la justicia ordinaria da una orden que debe ser acatada y cumplida, así de simple, incluso aunque no se comparta o se comparta parcialmente.

Lo extraño fue, sin duda, la reacción del Gobierno, criticar la decisión y hacerse el rogado para cumplir la orden de perdón. El Ministro de Defensa manifiesta que ya se había cumplido lo ordenado porque justo unos días antes espontáneamente el mismo Ministro había pedido perdón por los desmanes de la policía, en todo caso es evidente que no se cumplió lo que ordenó en concreto la Corte.

No voy a detenerme en si se cumplió o no, quiero es reflexionar sobre ¿por qué cuesta tanto pedir perdón? En las relaciones interpersonales el acto de perdón nos ayuda siempre, cuando creemos que la hemos embarrado y pedimos perdón nos sentimos liberados nosotros mismos y permitimos que otro, ofendido por nuestro acto, de alguna forma sea resarcido y vuelvan las cosas al estado anterior al acto ofensivo.

De hecho, en la larga historia del conflicto armado en Colombia se hizo mucho daño, se causaron heridas difíciles de sanar, pero hemos visto víctimas y victimarios reconciliarse a través del perdón; la sangre corrida por la guerra se ha borrado con el perdón.

Pero resulta que al Gobierno Nacional le queda grande, bueno, mejor digamos es reticente para pedir perdón y la verdad eso resulta para mí inexplicable.

Un Gobierno que no es capaz de dar ejemplo de reconciliación y de humildad manda un mensaje muy negativo para los ciudadanos, incentiva el odio, el rencor, y ni que decir del irrespeto a la justicia.

Por: Jorge Fernando Perdomo
Abogado
Twitter: @JFPerdomoTorres

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido