Convierten residuos en obras de arte y jabones

108 views
8 mins read

Los integrantes de Asor, Amigos del Planeta, una asociación encargada de reciclar los residuos sólidos y aceites usados en el municipio de Paicol, decidieron darle nuevo uso a estos elementos y los transformaron en obras de arte y productos de aseo.

Hacen parte de los 30 mil recicladores asociados que tiene el país; ahora, tras poner en práctica sus dotes artísticos, una habilidad aprehendida con Emgesa y con el acompañamiento técnico y profesional de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena – CAM, los integrantes de Asor, Amigos del Planeta del municipio de Paicol, convierten los residuos sólidos y los aceites usados en una oportunidad de negocio.

La primera de ellas es Vilma María Chávarro, una recicladora de Paicol, quien junto a su esposo transforman los residuos en arte. Contrario a los artistas tradicionales, que recurren a los lienzos y bastidores, la integrante de Asor, se vale de molinos, botellas de champaña, sierras, pulidoras, guadañas, grecas y cantinas de leche desechadas por los pobladores, para pintar sobre ellos, los sitios turísticos, lugares emblemáticos y la flora y fauna del municipio, imprimiendo arte en cada una de sus obras.

“En mi trabajo he aprendido que el material sólido se debe separar del orgánico o inservible, así como que a todo se le puede dar un segundo uso, por eso para nosotros: Reciclar es Dar Vida y es lo que estamos haciendo dándole otra vida a los artículos con un simple cambio de color, una pequeña transformación”, explicó la mujer que integra la asociación ganadora de dos convocatorias de Proyectos Ciudadanos de Educación Ambiental PROCEDAS durante dos años consecutivos que realiza la CAM y la Gobernación del Huila.

La historia de Chávarro se remonta tres años atrás cuando el ahora representante legal de Asor, Diego Armando Penagos, conocedor de su arte la invitó a ser parte de este movimiento que implementó el reciclaje en esta localidad.

“La transformación comenzó a surgir desde el mismo momento que ingresamos a la asociación, pues los muchachos sabían del trabajo que yo hacía, entonces vinculamos las dos cosas; arte y reciclaje”, indica Vilma.

Nace una asociación

Asor, Amigos del Planeta lo iniciaron tres personas dedicadas al turismo, Víctor Torres, Jesús Polo y Diego Armando Penagos, actual representante de Asor, quienes veían como los turistas además de traer ilusiones por conocer todos los atractivos turísticos de Paicol, generaban residuos que arrojaban en cualquier lugar.

Fue así como en marzo de 2020 que legalmente se constituyó Asor y se involucraron más integrantes con oficios tan diversos como importantes para la agremiación, que en la actualidad está conformada por siete personas dedicadas a recoger puerta a puerta el material reciclable, sensibilizar a la población y transformar los artículos inservibles en artesanías y el aceite usado en jabón lavaloza y otros derivados.

“Con Asor Amigos del Planeta, desde la CAM hemos realizado asesoría para su fortalecimiento organizacional, acompañándolos en las actividades de educación ambiental en reciclaje, vinculándolos a encuentros de organizaciones ambientales y además integran el programa de Negocios Verdes, participando de ferias y exposiciones regionales, así como han recibido otros apoyos e inventivos para su crecimiento empresarial”, indicó Adriana Arias, coordinadora de Educación Ambiental de la CAM.

De aceite a jabón

Los días martes jueves y sábado Farid Polo, de 48 años de edad, se dedica a las labores de la finca donde siembra habichuela, tomate, cilantro, ordeña las vacas y cuida los animales de granja, pero los lunes y miércoles los dedica a lo que lo apasiona: el reciclaje y la transformación.

“Con el tema de los aceites usados que contaminan las fuentes hídricas, como asociación tomamos la decisión de hacer la transformación y una empresa privada nos capacitó”, relata el agricultor quien dice que el trabajo empieza todos los miércoles con la recolección casa a casa en la ´Carroza de la Alegría´, una motocicleta Honda CB110, en la que transportan un bafle que pone música colombiana y un remolque donde llevan los residuos aprovechables junto a las botellas de aceite usado.

“La comunidad nos entrega el aceite, lo traemos a nuestra bodega, hacemos la filtración y luego el proceso químico, pero antes preparamos la soda cáustica, el colorante y la fragancia. Al tener listo todo durante una hora la soda se regula, mezclamos los productos y resulta una transformación que termina siendo un sólido jabón de loza hecho producto para la venta en 45 días”, explicó Polo quien indica que estos jabones han tenido gran aceptación con el comercio local y los paicoleños. Por cada litro de aceite usado salen de 10 a 15 jabones de 150 gramos.

Pero además, este emprendimiento innovador ha logrado escalar otros sectores cuando en 2021 se postularon al Premio Nacional de Ecología Planeta Azul, con el proyecto que denominaron ‘Recolección y transformación de aceite de cocina usado´, idea con la que obtuvieron el tercer puesto y un recurso económico con el cuál piensan comprar un lote y allí tener su propia planta de reciclaje que les ayudará a continuar esta labor y seguir sensibilizando a los paicoleños con el cuidado de los recursos naturales.

“Queremos agradecer a la comunidad paicoleña que nos ha traído hasta aquí, porque sin ellos no seríamos nada, con ellos transformamos los residuos, hacemos reciclaje y queremos que sigan aportando al medioambiente y ayudándonos a crecer como municipio responsable en el manejo de residuos, a crear conciencia y a amar la asociación que es de toda la comunidad”, puntualizó el representante legal de Asor, Amigos del Planeta, Diego Armando Penagos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido