Adoptando la sostenibilidad

286 views
8 mins read

La adopción de estilos de vida sostenibles va en aumento, los consumidores necesitan más ayuda, ofreciéndoles un mayor acceso a la información, una mejor asequibilidad y disponibilidad de opciones sostenibles. Los consumidores adoptaron estilos de vida más sostenibles durante la pandemia, por ejemplo, comprando localmente y/o estacionalmente, esto se debió más al impacto de COVID-19 que a una elección consciente de adoptar un estilo de vida más sostenible.

Con los estragos de la pandemia un poco más controlados, con menos opciones y oportunidades debido al impacto de la inflación y las interrupciones en la cadena de suministro, los consumidores están encontrando formas más «innovadoras» de gastar menos, adoptando un estilo de vida más sostenible y eligiendo bienes más duraderos o que se puedan reutilizar o reparar fácilmente. Con la incertidumbre económica continua, la pregunta sigue siendo: ¿serán permanentes estos cambios de comportamiento?

Hay un fuerte aumento en el número de personas que han adoptado un estilo de vida más sostenible en los últimos años. En comparación con 2021, los consumidores han aumentado significativamente su enfoque en comprar justo lo que necesitan, en reducir su consumo de carne y en optar por modos de transporte con bajas emisiones de carbono. Esto podría deberse, en parte, a las presiones inflacionarias actuales que están haciendo que las personas reduzcan sus gastos generales en alimentos y transporte.

Más consumidores también están siendo más proactivos en su búsqueda de adoptar un estilo de vida más sostenible, ya sea eligiendo marcas que tengan prácticas y valores éticos o ambientalmente sostenibles, o dejando de comprar ciertos productos porque les preocupan las prácticas éticas o de sostenibilidad de la marca o valores.

La tendencia de que las personas compren más productos de temporada también ha seguido creciendo en 2022. Para la mayoría de los consumidores, adoptar un estilo de vida más sostenible comienza en el hogar reciclando, compostando desechos o reduciendo el desperdicio de alimentos.

Los consumidores también se han vuelto más conscientes socialmente al comprar ropa y calzado, reduciendo la cantidad de prendas nuevas que compran, arreglando ropa, comprando ropa de segunda mano/reacondicionada y eligiendo marcas en función de su sostenibilidad y prácticas éticas.

El creciente interés de los consumidores en la sostenibilidad también se refleja en las compras de artículos para el hogar y productos de belleza cotidianos, y es más probable que los consumidores eviten el plástico de un solo uso y elijan marcas que tengan prácticas y valores ambientalmente sostenibles.

La sostenibilidad también tiene que ver con el trabajo ético, las prácticas de contratación y la igualdad de género. Por lo tanto, cada organización debe trabajar para ser lo más inclusiva y justa posible. Y, por supuesto, ningún líder puede saberlo todo, ¡así que aprender esta nueva habilidad es aún más crucial!

La eficiencia energética, el reciclaje, la segregación de residuos, la cadena de suministro ecológica, la eliminación de plásticos de un solo uso, la adición de paredes verdes y plantas de oxigenación en los interiores, y la colaboración con organismos gubernamentales, ONG, inversores y comunidades para encontrar soluciones respetuosas con el planeta pueden fomentar sostenibilidad en industrias, lugares de trabajo y más allá.

Las empresas también deben desarrollar planes a largo plazo para reducir las emisiones de carbono y centrarse en el abastecimiento ético y los productos regenerativos. También es esencial crear módulos de liderazgo para preparar a la próxima generación de agentes de cambio.

Fomentar o incentivar el voluntariado también puede crear una cultura laboral de sensibilidad ecológica. Ya sea limpieza de fuentes hídricas, proyectos de reforestación, o compartir habilidades profesionales con organizaciones sin fines de lucro, cada pequeña iniciativa contribuye al panorama general.

Los consumidores y las partes interesadas de hoy necesitan que las empresas hagan algo más que invertir en estrategias y ópticas de marketing. Por eso es importante contribuir positivamente a la comunidad y hacer de la sustentabilidad un principio rector.

Esto también implica cambiar las políticas y los procesos, recalibrar la forma en que se capacita y recluta a los empleados, y tejer la sostenibilidad en las estrategias de liderazgo y la cadena de suministro.

Un informe de Forbes de 2021 indicó que las empresas insostenibles tienden a ser inviables a largo plazo. Por eso es necesario construir el valor de marca de su empresa con autenticidad e integridad para atraer y asegurar la lealtad a la marca y colaboradores afines.

Como líder, es esencial priorizar las necesidades personales y relacionadas con la salud de sus empleados y crear una cultura de recompensas, reconocimiento, comunicación abierta y compensación. Como nos mostró la pandemia, ninguna empresa puede sobrevivir a una curva sin una fuerza laboral comprometida.

Cuando el gobierno corporativo está ligado a la sustentabilidad, la transparencia y la equidad, una organización puede mantener un buen equilibrio entre las ganancias y la responsabilidad social y ambiental.

Un informe del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y Russell Reynolds Associates descubrió que hay tres tipos de líderes sostenibles: los despiertos, los creyentes nacidos y los convencidos. El punto es que incluso aquellos que aún no han descubierto los beneficios de construir negocios sostenibles pueden en algún momento ser convencidos de despertar a nuevas potencialidades y co-crear un futuro más verde.

Por: María Fernanda Plazas Bravo
Twitter: @mafeplazasbravo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido