Accidentalidad sin freno en Neiva

525 views
5 mins read

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, cada año más de 1.3 millones de personas en el mundo mueren en accidentes de tránsito, 50 millones de personas aproximadamente sufren traumatismos que, generalmente los afectan por el resto de sus vidas. Además, las muertes diarias, en todo el globo, por concepto de accidentes de tránsito alcanzan aproximadamente los 3.000 fallecidos.

Con este preocupante escenario, los accidentes de tránsito siguen en aumento en el país, así como en el departamento del Huila y especialmente en Neiva, pese al esfuerzo que reconocemos, realizan las autoridades competentes, pero de nada o muy poco han servido si continuamos por el sendero de seguir aportando heridos y muertos a esta estadística universal.

Para la muestra un botón, en Neiva en el periodo corrido de Enero a Abril de 2018 se registraron un total de 15 personas fallecidas reportadas por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, lo que significa un aumento del 25% en el número de muertes en comparación con el mismo periodo del año pasado. Quince personas cuya trágica desaparición ha enlutado a igual número de familias neivanas.

A julio de 2018 se han presentado un total de 82 muertes frente a 77 del año 2017, pasando del 57.5% al 61.2% y aún el año no ha concluido, lo que nos hace pensar que al finalizar el año las cifras van a estar disparadas. En las cifras alarmantes registradas en Neiva, los motociclistas constituyen las víctimas más vulnerables representando el 46,67% del total de fallecidos en lo que va de 2018.

Así las cosas, el panorama es desalentador y nos invita a realizar una seria reflexión sobre el actual modelo de vigilancia y control que ejercen las autoridades de tránsito, es decir, sobre el modelo coercitivo, en el cual, se verifica el cumplimiento de las normas de tránsito so pena de sanción pecuniaria acompañada de la inmovilización del vehículo automotor, especialmente las motos sobre las cuales recaen la mayoría de los puestos de control.

Este modelo ha generado que la cartera de la Secretaría de Movilidad hoy supere los 50.000 millones de pesos, con un promedio de recaudo aproximado del 20% y que los patios de transito hoy se encuentren repletos, a punto de iniciar uno nuevo detrás de Banquetes Castillo.

Entonces se genera para la autoridad la obligación de custodiar los vehículos inmovilizados y responder por su cuidado, además de realizar el cobro de dicha cartera, pero el verdadero objetivo de disminuir accidentes de tránsito no se ha alcanzado, lo que indica que se debe realizar un cambio, que incluya el modelo de pedagogía, educación y prevención, el cual resulta más eficiente para la comunidad, pues con el tiempo los resultados son mejores, ya que la función del Estado no es generar riqueza, sino prevenir la ocurrencia de accidentes de tránsito para salvar vidas.

La comunidad se pregunta: ¿A dónde quedaron las campañas de cultura ciudadana que tanto se prometieron?, ¿Cuántos comparendos educativos se están realizando para generar conciencia ciudadana en los conductores?, ¿Cómo va la implementación de la cátedra de tránsito en las instituciones públicas y privadas de la ciudad?, ¿Cómo va la implementación de los Planes Estratégicos de Seguridad Vial incluido el de la Administración Municipal?, estos y muchos interrogantes más, nos deben conducir de manera inexorable a exigir un cambio en el modelo de control que actualmente se está ejerciendo en la ciudad, ese es también un derecho ciudadano.

Por: José Ferney Ducuara Castro – josefeducuara@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido