Mitos y verdades sobre la actividad física y el ejercicio

1426 views
5 mins read

La actividad física es un componente esencial para mantener una buena salud y un estilo de vida saludable. Sin embargo, existen muchas creencias que rodean la realización de deporte o ejercicio. Por eso, Daniel Montenegro, director del programa de Entrenamiento Deportivo de Areandina, nos ayuda a entender algunos temas que son ciertos y otros que no.

Por ejemplo, una de las creencias más comunes en la gente es que el ejercicio se hace únicamente cuando quieres perder peso. Sin embargo, la actividad física es beneficiosa por muchas razones: Ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2, depresión y algunos tipos de cáncer. Además, puede mejorar la salud mental, aumentar la fuerza y ​​la resistencia muscular.

Los mitos más comunes

¿Cuántas veces hemos escuchado que el cardio es la mejor forma de hacer ejercicio? Pues, según Montenegro, si bien el cardio puede ser una excelente opción, no es la única. El entrenamiento de fuerza y ​​la actividad física que fortalece los músculos también son importantes para mantener una buena salud; además, el hacer fuerza puede ayudar a aumentar la masa muscular, mejorar la densidad ósea y reducir el riesgo de lesiones.

Otra de las falsas creencias es que “si no duele no está funcionando”. Pues no, para el docente “el dolor no es una señal de que el ejercicio está siendo efectivo. Sentir dolor durante o después del ejercicio puede ser una señal de que algo no está funcionando correctamente. Es importante escuchar al cuerpo y detener el ejercicio si se siente dolor intenso o persistente”.

Tampoco es verdad eso de que siempre necesites de un equipo de gimnasio para realizar actividad física. Hay muchas rutinas que se pueden hacer en casa o al aire libre sin equipo especializado.

Caminar, correr, andar en bicicleta, hacer yoga y ejercicios de cuerpo libre, son solo algunas de las muchas opciones disponibles. También se pueden utilizar objetos comunes en casa, como sillas o botellas de agua, para realizar ejercicios efectivos.

Lo que nos han contado…

Estos mitos que acabamos de mencionar no son los únicos; hay otras creencias del argot popular que se han instaurado en el imaginario colectivo, pero que el docente quiere aclarar.

“Cuando dicen ‘cuanto más ejercicio, mejor’. No es tan así, el exceso de ejercicio puede ser perjudicial para la salud. La realización de demasiado ejercicio sin descanso suficiente, puede llevar a lesiones y problemas de salud, como fatiga crónica, dolor muscular y articular, y disminución de la inmunidad”, explicó el experto.

“El ejercicio intenso es la única forma de obtener beneficios”, falso. Para Montenegro la actividad física moderada también puede proporcionar importantes beneficios para la salud.

Por poner un caso, caminar o andar en bicicleta, puede mejorar la salud cardiovascular, reducir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar la salud mental.

También nos han dicho que la actividad física es beneficiosa sólo en ciertas edades. Pues bien, el movimiento es importante en todas las etapas de la vida. En la tercera edad puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas, mejorar la salud mental y reducir la pérdida de masa muscular. Incluso los adultos mayores que no han realizado actividad física regular en el pasado pueden beneficiarse de ella.

“Al elegir un tipo de ejercicio que se adapte a sus intereses, necesidades y sea consistente en la realización de actividad física, las personas pueden mejorar su salud cardiovascular, reducir el riesgo de enfermedades crónicas, mejorar la salud mental y lograr una mejor calidad de vida en general”, concluyó el docente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido