«La reforma a la salud, aprobada en primer debate, no resuelve los problemas del sistema de salud»: firmantes Pacto Nacional por un mejor Sistema de Salud

1570 views
8 mins read

Los participantes del Pacto Nacional por un mejor Sistema de Salud en Colombia; iniciativa que apoyan más de 50 organizaciones representativas del sector, entre los cuales se encuentran organizaciones de pacientes, asociaciones de usuarios de EPS, academia, gremios de EPS, gremios de industria, gremios empresariales, exministros de salud y exviceministros, ex presidentes de sociedades científicas, entre otros, le envían al Gobierno Petro y a la opinión pública, el retiro del proyecto de ley de reforma a la salud.

Entre ellos está, ACEMI, Pacientes Colombia, Fecoer, Icesi, Afidro, Fenalco, Mauricio Santamaria, Fernando Ruiz y Alejandro Gaviria, entre otros.

Vale la pena mencionar que, el Pacto Nacional por un mejor Sistema de Salud continúa recolectando firmas mediante Change.org para retirar y detener el trámite de la reforma a la salud en el Congreso de la República. Hasta el momento, la solicitud ha tenido amplia acogida con más de 90.000 firmantes.

Para sumarse a la iniciativa, se deben completar los datos en el siguiente enlace: https://www.change.org/p/minsaludcol-pacto-nacional-por-una-nueva-y-mejor-reforma-de-salud-petrogustavo-ga-jaramillo?redirect=false

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

“La reforma a la salud, aprobada en primer debate ante la Comisión VII de la Cámara de Representantes, no resuelve los problemas del sistema de salud y profundiza las inequidades, afectando la integralidad de la gestión en salud y la protección de los recursos del sistema”

Los firmantes del “PACTO NACIONAL POR UN MEJOR SISTEMA DE SALUD”, que suscribimos a la fecha más de 90.000 ciudadanos, y que solicitamos el retiro del proyecto de ley de reforma a la salud, con el fin de avanzar en la construcción de una mejor reforma para los colombianos, queremos manifestar al Gobierno Nacional y al Congreso de la República, nuestra inmensa preocupación por el texto aprobado en el primer debate, que si bien contiene algunas mejoras, como la eliminación de los fondos regionales, plantea cambios al sistema, que son regresivos en la garantía del derecho fundamental a la salud para todos los colombianos:

1. La continuidad de la atención a los pacientes no está garantizada en el modelo aprobado, toda vez que fragmenta los niveles de atención y no contempla la gestión integral de la salud en cabeza de un agente responsable por los usuarios.

2. De avanzar en la aprobación del modelo propuesto, los pacientes sufrirán un retroceso en los niveles de atención alcanzados por el sistema actual. Se pierde el derecho a la libre elección de su asegurador y su prestador y quedan sujetos a un sistema de referencia y autorizaciones, en muchos casos operado por un ente público.

3. La reforma no plantea una ruta clara para la dispensación de los tratamientos que requieren los pacientes, esto amenaza con aumentar el gasto de bolsillo, empobreciendo a las familias colombianas.

4. Las funciones asignadas a los Centros de Atención Primaria, a las Gestoras de Salud y Vida y a la ADRES no están armonizadas, generan confusión en los roles y responsables y ponen en riesgo la operación del sistema de salud y la atención para los usuarios. Así mismo las funciones entre el MSPS y los entes territoriales. Esta complejidad en la institucionalidad del sistema de salud se traduce también en la pérdida para el paciente de la ruta de atención y limitaciones para accionar su derecho a la tutela.

5. La transición hacia las Gestoras de Salud y Vida no considera la complejidad de la operación que actualmente realizan las EPS y amenaza la continuidad de los servicios para los usuarios.

6. La concentración de facultades en la ADRES que trascienden la gestión de pagador único y buscan asignarle otras gestiones administrativas propias de los aseguradores, representa un riesgo enorme para el sistema y lo expone a su parálisis. Es recurrente la incapacidad del Estado de gestionar atenciones masivas, con lo cual, frente a un incumplimiento reiterado en su obligación de garantizar el derecho a la salud, puede derivarse en un estado de cosas inconstitucional.

7. La reforma no protege los recursos de la salud. La convivencia de presupuestos para la atención primaria, que aumentan en detrimento de la UPC para la mediana y la alta complejidad, rompe la contención integral del presupuesto y lo expone a su desborde.

8. La reforma no protege a los más de 100.000 trabajadores vinculados a las EPS ni contempla un plan de reconocimiento de los derechos acordados a través de convenciones colectivas de cientos de sindicatos que desaparecerían.

9. La reforma ha desconocido desde el inicio de su trámite, el contenido y alcance estatutaria de varias de sus disposiciones, ha violado en su proceso varias de las disposiciones contenidas en la Ley 5 de 1992, exponiéndola a vicios de constitucionalidad y amenazando su vocación de permanencia, con enorme riesgo para el sistema de salud.

Finalmente, reiteramos nuestra preocupación porque no encontramos coincidencia entre las declaraciones entregadas por el sr. Ministro de Salud, en el sentido de abrir el debate y escuchar las voces de todos los actores del sistema, mientras se avanza con celeridad para dar inicio al debate en plenaria de Cámara esta misma semana, con una ponencia que no refleja nuestras voces y donde persisten las mismas alertas elevadas desde el inicio de la discusión.

Confiamos en que realmente la discusión que avanza en el Congreso esté acompañada de todos los espacios de debate técnico y argumentado que permitan entregar al país las herramientas para seguir construyendo un buen sistema de salud para todos los colombianos.

Bogotá D.C., 29 de mayo de 2023
Firmantes Pacto Nacional por un mejor Sistema de Salud en Colombia

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido