El Apocalíptico Covid-19

El Apocalíptico Covid-19

El coronavirus es el cumplimiento de una predicción apocalíptica, en el que muy pocos creían; pero llegó y se propagó a lo largo y ancho del mundo sin diferenciar entre quien es: blanco, negro o indígena. Sin importarle quien es rico o quien es pobre.

Las protuberantes élites aristocráticas han tenido que mirar correr lágrimas por sus mejillas, mientras su vida se apaga al igual que la del pobre que a diario lucha por su supervivencia, en un mundo injusto y severamente desigual.

El orden social y económico mundial en un abrir y cerrar de ojos cambia. Nos estamos dando cuenta que una enfermera y un médico valen más que el político del pueblo o que un destacado jugador de futbol.

Que los hospitales valen más que las haciendas, que los edificios suntuosos, que las armas para la guerra y que las cárceles. Estamos aprendiendo a valorar la movilidad, la libertad, al amigo, al vecino y a nuestra propia familia.

En pocos días de confinamiento nos hemos podido detener en el tiempo a reflexionar sobre cuánto daño le hemos causado a nuestra madre tierra. Hemos podido palpar la inimaginable cantidad de dióxido de carbono; tal vez miles o millones de toneladas de estos agentes severamente contaminantes que por décadas han atrofiado el aire, nuestra atmosfera, que amenazan la vida en la tierra; que por estos días han dejado de salir por el tubo de escape de los vehículos de transporte aéreo, acuático y terrestre, en la medida que estos han sido inmovilizados en la mayoría de países. El planeta tierra es el único que hoy le sonríe al covid 19.

Cuando esta terrible pesadilla termine, que aún no se sabe cuándo; nos detendremos a reflexionar sobre cuantas pérdidas humanas, sobre el colapso de las diferentes economías en el mundo; evaluaremos el desempeño de los gobernantes, no solamente el de los más cercanos a nosotros, también a los de otras naciones incluidas las grandes potencias, y desde luego al sector empresarial.

Todos tendrán que ser llamados a rendir cuentas en un juicio político y social mundial, sobre su eficacia y liderazgo durante la crisis, o por su: incapacidad, irresponsabilidad e insolidaridad.

Muchos de los que hoy fungen de líderes, luego de haber mercadeado con la pobreza e ignorancia de los pueblos, serán “crucificados” en el gran debate mundial. Surgirán nuevos liderazgos  en todo el mundo; por su entereza de carácter, humanismo, eficacia y patriotismo en medio de la crisis.

Por: Miguel Rodríguez Hortúa – miguel.rh12@hotmail.com
Twitter: @miguel_rh12

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE