¿Cómo prevenir enfermedades respiratorias en época de invierno? Anote los consejos de los expertos

214 views
5 mins read
ill little boy wearing green t-shirt in warm scarf and hat feeling unwell talking on mobile phone wiping nose with paper napkin suffering from cold standing over orange background

Pese a que el Fenómeno de la Niña aún no se presenta en Colombia, el invierno no da tregua y las fuertes lluvias, junto con las bajas temperaturas, hoy son la constante del estado del clima en la mayoría de zonas del país.

Las condiciones intensas de frío y las continuas precipitaciones, que al parecer continuarán hasta el segundo semestre del año, según informó el IDEAM, están causando un incremento de casos de gripa o resfriado común, así como de bronquitis y neumonía, entre otras enfermedades.

De acuerdo con Luis Alejandro Marcelo Pinilla, docente del programa de Terapia Respiratoria de Areandina, sede Bogotá, “la disminución de la temperatura no permite que funcione adecuadamente el sistema de defensa de las vías respiratorias; asimismo, el intenso frío, no solo genera que se tape la nariz, sino que además facilita que se acumule suficiente moco poniendo en riesgo las vías respiratorias superiores (nariz, cavidad nasal, faringe y laringe) y los bronquios”.

Con el fin de encontrar de escapar al frio y la lluvia, los ciudadanos han tomado la decisión de permanecer en lugares cerrados y con poca ventilación, causando con ello un riesgo mayor. ¿Por qué? Según Marcelo, “al no respetar la distancia en estos sitios, una persona enferma solo con hablar, reír, toser, estornudar o respirar puede transmitir a otras un incalculable número de virus y de bacterias, afectando especialmente a los niños y adultos mayores”.

En cifras, estudios recientes realizados en Bogotá, han evidenciado que como consecuencia de las lluvias se incrementan hasta un 20 % los casos de consulta en urgencias por enfermedades respiratorias, con respecto a épocas de verano. No obstante, aclara Marcelo, “las localidades de Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Suba son las que presentan mayor carga de este tipo de afectaciones, debido a que concentran más pobreza, mayor densidad poblacional y, a su vez, tienen menos acceso a los servicios de salud”.

Nueve cuidados y recomendaciones para tener en cuenta

  1. Verifique que los niños y adultos mayores cuenten con la vacuna de la influenza y el neumococo.
  1. Evite exponerse al frío y si presenta síntomas respiratorios utilice tapabocas.
  1. Ventile permanentemente los espacios cerrados y desinfecte las superficies.
  1. Lávese frecuentemente las manos, después de estar en contacto con secreciones respiratorias o fluidos corporales y antes de comer.

  2. Cúbrase la nariz y la boca al toser o estornudar, sobre todo si está en sitios públicos o se encuentra con más personas.

  3. Mantenga una dieta balanceada, especialmente consuma alimentos con vitamina C, entre ellas las frutas y jugos cítricos, como las naranjas y toronjas; el melón, el kiwi, el mango, la papaya, la piña, las fresas, las moras y los arándanos.
  1. Si presenta síntomas respiratorios, haga reposo y aíslese lo más que pueda para evitar contagiar a otros con el virus.
  1. Aunque esté lloviendo, evite el uso excesivo de prendas que incrementen la temperatura corporal y que contraste con la inhalación de aire frio, esto facilita las infecciones o desarrollar crisis de asma. Mejor se recomienda cubrir la nariz y la boca.
  1. No se automedique. Recuerde, los antibióticos no tratan los síntomas de un resfriado, ni curan la gripa.

Según Marcelo, entre los principales síntomas que se deben tener en cuenta durante un pico respiratorio como el que enfrenta el país, sobresalen: “fiebre alta (mayor a 39 grados centígrados) o persistente por más de dos o tres días; dificultad para respirar o respiración rápida; quejido; silbidos en el pecho; hundimiento entre las costillas; color azul o morado en los labios o alrededor de la boca, punta de la nariz, mucosa oral o lengua, que se asocia con la disminución del oxígeno en la sangre; tos persistente con o sin movimiento de flemas; falta de apetito o vomito constante; alteración del estado de la conciencia”.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido