5 herramientas efectivas para controlar la ansiedad sin medicamentos

1621 views
6 mins read

La ansiedad es un sentimiento que constantemente es más común entre la sociedad actual. Esta condición suele presentarse ante situaciones y estímulos de la vida que pueden ser positivos o negativos.

Este sentimiento, aunque puede ser normal, suele ser un detonante de alerta frente a diferentes situaciones y emociones.

La doctora Ana Millán, Médica Psiquiatra adscrita a Colsanitas, comenta que algunos de los síntomas que puede tener una persona con trastorno de ansiedad no diagnosticado está dividido en subgrupos.

  1. Los síntomas psíquicos, donde es normal sentir síntomas como la tensión, nerviosismo, inquietud, intranquilidad, temor indefinido, inseguridad e impaciencia.
  2. Los síntomas somáticos, en los que es recurrente el dolor de cabeza, disnea, dolor torácico, sensación de asfixia, palpitaciones, falta de apetito, diarrea, dolor abdominal, náusea, vómito, mareo, sensación de desmayo, temblor, sudoración, fatiga, escalofrío y vértigo. Malestar epigástrico y parestesias (hormigueo en las extremidades).
  3. Los síntomas conductuales, en este subgrupo, se encuentran señales como la irritabilidad, agresividad o conductas de evitación.
  4. Los síntomas de hiperactivación, finalmente, en este último subgrupo, se encuentran actitudes como la falta de concentración, reacciones de alarma e insomnio.

“Es clave lograr determinar en qué tipo de ansiedad se encuentra. Importante que pueda revisar si los síntomas alteran su cotidianidad y si interfieren de alguna manera con su trabajo o sus interacciones familiares. Una vez identificado esto será esencial acudir a un especialista en salud mental para que le brinde a la persona herramientas para “afirmar o descartar un diagnóstico y buscar el tratamiento pertinente», afirmó la doctora Millán.

No olvide que este tipo de tratamientos deben ser dirigidos por especialistas, sin embargo, la doctora Ana Millán, comenta algunas herramientas que está comprobado son determinantes para ayudar dentro del tratamiento de ansiedad. Estas herramientas no farmacológicas deben ir acompañadas de un constante acompañamiento psicoterapéutico y tratamientos farmacológicos sí es necesario. Para ayudar a mejorar los síntomas de la ansiedad usted puede:

  1. Hacer ejercicio: En el caso de la salud mental, es recomendado hacer ejercicios regulares como los que se enfocan en el área cardiovascular o aeróbico ya que estos dos está relacionado con la reducción del estrés y la ansiedad. Tenga en cuenta que una rutina de ejercicio aumenta los niveles de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que aumentan la felicidad, el placer y el buen ánimo.
  2. Maneje una dieta saludable: existen diferentes estudios que señalan una relación directa entre la micro biotina intestinal y la salud mental, razón por la cual, cuando se alimenta de manera adecuada el cuerpo, se logra mantener un control sobre el estrés y la ansiedad. A la dieta saludable, se debe incluir una buena ingesta de nutrientes como el magnesio, el zinc, la vitamina C y la vitamina B las cuales están asociadas con la reducción de la ansiedad y una mejor salud mental.
  3. Dormir y descansar bien es importante: al dormir, el cuerpo y el cerebro recuperan la calma y la presión sanguínea disminuye considerablemente. Para obtener los beneficios de un buen descanso en su salud mental, asegúrese de tener una adecuada rutina del sueño en la que duerma entre seis y nueve horas, se acueste y se levante a la misma hora todos los días y no tenga distracciones a la hora de dormir.
  4. Evite los alimentos que desestabilice el sistema nervioso: el alcohol, la cafeína o la nicotina aunque prometen reducir los síntomas de la ansiedad, suelen causar efectos contrarios. Todas aquellas sustancias estimulantes, pueden aumentar la presión sanguínea. Por esto su consumo puede empeorar condiciones de salud mental preexistentes y la recomendación general es restringirlo o evitarlo al máximo.
  5. Realice actividades dinámicas que sean fuera de su rutina: escribir en un diario donde pueda plasmar sus emociones, sentimientos o vivencias es una práctica que se suele recomendar para el día a día ya que, de esta forma, se puede exteriorizar todos esos pensamientos, organizarlos y analizarlos de manera más práctica, sin embargo, actividades como yoga que utiliza técnicas de relajación, pueden ayudar a reducir la ansiedad. Es importante que tenga fortalecida su red de apoyo, ”tener una red de apoyo sólida mejora el pronóstico de la ansiedad porque evita la sensación de soledad y le sirve a la persona para que mejore sus hábitos”, comentó la especialista.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido