Érase una vez… jóvenes a salir del escondite

234 views
4 mins read

El  pasado 20 de  noviembre, el Honorable Concejo de Neiva desarrolló un debate de control político, que a mi juicio, no solo fue histórico, sino también la única defensa férrea que en este cuatrienio la Corporación ha hecho en pro de la juventud opita. “Batidas Ilegales” se denominó la citación promovida por la bancada vertical del Movimiento Político MIRA, la cual surgió a raíz de la problemática que los jóvenes neivanos estábamos sufriendo, pues pareciera que nos hubiésemos convertido en objetivos militares, ya que el Ejército Nacional, armado de camiones, empezó a llegar a todos los sectores de la ciudad, a subir a cuanto joven veían, para incorporarlo posteriormente a la prestación del Servicio Militar Obligatorio –SMO-.

La problemática se había tornado tan aguda, que ya eran comunes los casos de jóvenes que transitando por el centro de la ciudad, saliendo de sus establecimientos educativos, o aun en las puertas de sus casas, eran sometidos por esta autoridad. Jóvenes que en la mayoría de casos eran exentos para la prestación del SMO.

En el marco de este debate, al que se citó a la Secretaria de Infancia y Adolescencia, como también a la Secretaría de Educación, y que contó además con la participación de los comandantes de la Novena Zona de Reclutamiento y el Distrito Militar 42, se evidenció  el error en el cual había caído la autoridad militar, pues creía que siendo el SMO, si un joven no se presentaba voluntariamente al cumplir la mayoría de edad, podría “compelerlo” – Requerirlo en la calle y subirlo a un camión para que preste SMO- desconociendo totalmente  la Sentencia C – 879 DE 2011 donde la honorable Corte Constitucional,  declaró dichas compelaciones o “batidas” como ilegales, y prohibió así su aplicación en todo el territorio nacional.

Desde el Movimiento Político MIRA, siempre hemos manifestado que el SMO en Colombia debe ser voluntario y bien remunerado, pues solo de esta forma se logrará la profesionalización de la fuerza, y si bien hemos sido autores de innumerables iniciativas que buscan este objetivo, en el panorama nacional no ha existido voluntad política para hacerlo realidad– Así en campaña el Presidente haya prometido el desmonte del SMO-, por eso celebramos profundamente que sea de nuevo la Honorable Corte Constitucional, quien en defensa de nuestros derechos se pronuncie. Es así como la Sentencia T-455/14, proferida por esa autoridad, ordenó al Ejército Nacional abstenerse de adelantar, autorizar, ordenar o permitir redadas o batidas indiscriminadas, so pena de ser sancionados disciplinariamente. Del mismo modo, definió el proceso para que los objetores de conciencia puedan ser declarados exentos de la prestación del SMO y accedan a su libreta Militar de segunda clase.

Como vemos, este es un gran triunfo para la juventud colombiana, pues ya no tendremos que escondernos, podremos transitar por las calles sin ningún temor; no obstante, ¿en dónde se esconderán los Honorables Congresistas, a quienes por su falta de gestión, la Corte Constitucional, les tuvo que hacer la tarea?

Por: Karlos Umaña Arias – @karlosua04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido