Empresas que nos hacen sentir orgullosos: Coomotor

550 views
5 mins read

Aunque no logré despertar la atención del gerente actual de Coomotor para hacer un artículo sobre esta importante compañía huilense, opté por hacerlo de todas maneras, pues él no es la única fuente de consulta, no la fundó y tampoco es el dueño absoluto, aunque en ocasiones tiene actitudes fanfarronas que desentonan con él como persona, pero bueno, no voy a criticar al alto ejecutivo de esta empresa de transporte de la cual deseo hablar bien como organización.

Coomotor es una firma de transportes que tiene un vínculo sentimental con la gran mayoría de los huilenses; muchos tenemos algún recuerdo que vincula a esta marca con momentos muy significativos en la historia particular de cada uno de nosotros, de aventuras y experiencias vividas, o de momentos particulares que evocamos frecuentemente.

Cuando terminé mi bachillerado, hace ya unos cuantos lustros, el sueño de todos los graduados era poder continuar con los estudios superiores y las opciones por ese entonces no eran tantas como ahora, así que por circunstancias del momento se abrió la posibilidad de viajar a la capital de la república, lo cual significaba alejarme de mis padres, hecho que era bastante difícil, sobre todo de mi madre que fue siempre un ángel, de quien dependía casi en un cien por ciento, pero igual por la ventolera de la adolescencia me aferré al deseo de irme a explorar nuevas oportunidades y se programó dicho desplazamiento a la gran ciudad.

Llegado el día, se organizó la maleta y la cajita de cartón amarrada con cabuya, marcada por todos lados con la bonita letra de mi padre. Recuerdo que el día fue más bien silencioso, no habían muchas expresiones de alegría, más bien estábamos todos de ánimo opaco; era una mezcla de felicidad por el viaje y de tristeza por la alejada de mis padres.

El viaje era a las ocho y treinta de la noche, hora en la cual pasaba por frente de mi casa una enorme flota de referencia P – 900 adscrita a Coomotor. A la hora esperada pasó ese enorme vehículo, del cual bajó de un brinco un señor medio acelerado quien con una llave abrió una de las bodegas del bus en donde puso mis maletas y mi inolvidable cajita de cartón; ese momento jamás se ha borrado de mi mente, como no he olvidado el rostro de mis padres y mi hermanita menor, quienes con los ojos encharcados me despedían en medio de bendiciones y sonrisas tristes.

Durante los años en Bogotá y mis continuos viajes a visitar a mis padres pude ver la evolución de una empresa que día a día se ha fortalecido y ha aportado mucho al desarrollo de este departamento, lo puede uno ver fácilmente en esas imponentes instalaciones o con el bello parque automotor que poseen actualmente.

La historia cuenta que la empresa Coomotor S.A. fue fundada el 26 de marzo de 1961, naciendo el 26 de Septiembre de 1960 con la iniciativa de once visionarios afiliados al Sindicato Nacional de Choferes, que decidieron por iniciativa propia crear su propia empresa dentro de un esquema de economía solidaria.

Hoy por hoy esta compañía cubre rutas de transporte de pasajeros y encomiendas a través de las carreteras que atraviesan once departamentos de la geografía nacional.

Sin duda alguna Coomotor, así como el sombrero suaceño, el bizcocho de Achira, las chivas de Cecilia Vargas, el parque Arqueológico, la majestuosa ceiba de La Libertad y el desierto de La Tatacoa nos representan ante el país y ante el mundo, esta marca de elegantes buses azules, servicio eficiente y moderno, también tiene sello huilense y nos hace sentir altamente orgullosos como opitas que somos.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido