De EPN a EPM

Aunque su parecido gramatical es evidente, tanto que la solicitud de marca fue negada a la EPN y dio motivo para que se hiciera el cambio de nombre a LAS CEIBAS, la verdad es que la diferencia de la EPM de Medellín a la EPN de Neiva es abismal. Mientras la paisa tiene ingresos anuales por 15 billones, la opita solo percibe $55.000.000.000.

La EPM es una empresa eficiente, sostenible y que cada día crece y se expande nacional e internacionalmente, la EPN es una empresa vetusta, ineficiente, con una carga prestacional insostenible, que no crece, sino que hace “aguas” para prestar servicios deficientes y, lo mejor de todo, mientras EPM transfiere al Municipio de Medellín cerca de 1 billón de pesos anuales, a la EPN de Neiva es el Municipio el que debe girarle los recursos para que no se quiebre.

Los problemas descritos no son de ahora, ni los causó la actual Administración, por el contrario, ha tratado de corregirlos y solucionarlos, aunque haya faltado gerencia, el impulso de nuestro alcalde Lara la ha mantenido a flote, no solo a la empresa sino a su Gerente.

No obstante, ahora y con la responsabilidad del alumbrado público, creo que llegó la hora de hacer una completa modernización y transformación de la EPN, hoy muy bien llamada LAS CEIBAS, homenajeando al río que le da su fuente de agua, para así terminar de cumplir, con lujo de detalles, una de las principales promesas de campaña para la ciudadanía neivana.

Conozco a profundidad todos los grandes problemas de esa entidad, pues si recuerdan yo fui el primer designado para gerenciar la empresa y realicé parte del empalme con la administración anterior, por lo que sé, que, para que funcione correctamente, debe tener como principal elemento, una Junta Directiva de lujo, responsable, ojalá conocedora del tema y altamente respetable por toda la ciudadanía, no puede ser una junta de papel, liderada por personas de la misma administración porque entonces no será autónoma y creíble.

Sé de los esfuerzos que se hicieron para conseguir miembros de Junta que estuvieren a la altura de las necesidades, pero solo se concretaron 3 nombres de los 5 buscados, hoy ya no está Carlos Fajardo, persona seria y conocedoras del mundo empresarial, afortunadamente están Juan Francisco Salazar y Mauricio Ramírez, profesionales con altos conocimientos del tema de servicios públicos y del manejo de una empresa, pero una golondrina no hace lluvia, por lo que es necesario reactivar la búsqueda de más prohombres que necesita EPN en su junta directiva, pues estoy seguro que cumplido ese requisito puede atender no solo el negocio del alumbrado público sino muchos más y convertirse ya no en la empresa problema de la administración, sino por el contrario en aquella que puede generar dividendos para su único accionista, el municipio de Neiva.

Por: Diego Muñoz Marroquín – diegom@munozab.com
Twitter: @diegomunozhuila

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE