Y maldito sea el fruto

698 views
4 mins read

Aunque usted dirá que no es tema de su incumbencia estoy gozando de las vacaciones a que tengo derecho luego de un año de labores, en una época en la que compartir con las personas a las que uno ama es el mayor aliciente y el más significativo generador de paz y felicidad, muy por encima de lo material y superfluo.

Para llenar las horas en las que no estoy compartiendo con estos amados seres que menciono, he querido distraerme con una buena lectura y por ello reservé varios libros que espero devorar antes de culminar estas fechas de asueto.

Entre los seleccionados escogí “El poder de la decencia” de Sergio Fajardo, un libro interesante en el que cuenta su historia, como dice él, en primera persona, propio de su ego y vanidad; pero ante la posibilidad de un triunfo electoral de este candidato a la Presidencia de la República de Colombia es bueno conocer detalles de su vida.

Deepak Chopra fue otro de los autores seleccionados con “Las siete leyes espirituales del éxito”, una obra espectacular que recomiendo leer y poner en práctica; está escrita de manera sencilla, sin términos rebuscados ni frases enredadas, sino que por el contrario es un libro fácil de digerir y comprender.

Aunque tengo otros dos títulos reservados no los menciono porque el tiempo no me va a dar para estudiarlos, pero sí voy a mencionar el que a la fecha me ha parecido más interesante y entretenido, me refiero al libro del periodista Marco Fidel Yucumá, al que él tituló con gran tino “Y maldito sea el fruto”. Es una obra fascinante que describe de manera magistral el conflicto de clases sociales en nuestro país, al interior de ellas y entre ellas, con la exposición de una serie de situaciones que dan lugar a la creación de unos escenarios que muestran las diferentes posturas filosóficas y políticas arraigadas en esta nación, así como la gran confusión que existe al no entender claramente la esencia de cada una de ellas.

La descripción de los personajes, los paisajes, las escenas y cada hecho al interior de este escrito, dibujan imágenes casi reales en la mente e imaginación de quien lo lee.

En mi último artículo de 2017 quiero felicitar a este importante comunicador social, docente y escritor por esta y otras obras que ha esculpido y aprovecho la oportunidad para desearles a él, a su familia y a todos quienes han leído durante estos últimos 365 días mis columnas de opinión un feliz año 2018, colmado de salud, paz, felicidad y mucha prosperidad.

Adenda: Quedó hermosa la Avenida Inés García de Durán, por tanto es compromiso y responsabilidad de todos los neivanos cuidarla y protegerla, para poder mantenerla intacta y así disfrutar de su belleza.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido