Vereda El Chapuro: ¡Un territorio neivano con futuro!

Vereda El Chapuro: ¡Un territorio neivano con futuro!

Dentro de mis recorridos por Neiva, tanto en su zona urbana como la rural, he encontrado diversas experiencias que retroalimentan mi conocimiento sobre nuestro municipio, en relación de nuestras potencialidades como ciudad capital y que, ante una serie de dificultades, estas se conviertan en futuras oportunidades, todo un terreno que debemos abonar para que juntos salgamos adelante mancomunadamente.

Es por ello, que, recientemente, por invitación de Miguel Tovar, Presidente de la vereda El Chapuro del corregimiento El Caguán, conocí un territorio que me generó grandes lecciones y moralejas en el oriente neivano.

De entrada, tengo que confesar, que El Chapuro, es todo escenario mágico, que deslumbra a propios y visitantes por su imponente ubicación y su cercanía a Cerro Neiva, que está a tan solo una hora de Neiva vía terrestre, en donde evidentemente se cambia a un clima más fresco, debido a una altura de 1700 metros sobre el nivel de mar y en donde se puede divisar gran parte de nuestra ciudad, parte del Bosque seco tropical de La Tatacoa, La Represa de Betania y demás alrededores.

Tuve la oportunidad de estar en específico en La Hacienda El Chapuro La Montaña Mágica, un bello sitio turístico que vale la pena que conozcan, dado que este tiene potencial en producción agrícola, agroturismo y en turismo deportivo.

Es menester precisar que La Vereda El Chapuro, es un territorio propicio para el cultivo de café tipo especial, el frijol, apicultura y que recientemente se incluyó en la ruta del café.

No obstante, hay una zona de especial protección ambiental por ley segunda que limita en parte la explotación agropecuaria y el mejoramiento de las vías, aspecto esencial para que los pobladores puedan llevar sus productos al mercado.

Allí, tuve el espacio de dialogar con varios lugareños, quienes se encuentran en diversas disyuntivas territoriales, una de sus principales inquietudes, es sobre el desarrollo sostenible, en donde se les permita seguir realizando sus actividades, pero de una manera más amigable con el medio ambiente.

Otra problemática, y que es una constante en la ruralidad, es el estado precario de las vías, que en el caso del Chapuro solo se encuentra pavimentado y cementado hasta la vereda El Triunfo, de ahí en adelante es agreste y destapado.

Este sector del Oriente, se ha venido desarrollando y en pocos años será una potencia. No obstante, falta mucho por hacer en servicios públicos (Saneamiento básico, electrificación rural y gasificación), fortalecer el acompañamiento en la gestión de proyectos productivos, en la comercialización e internacionalización de sus productos locales.

Debe ser un reto para este gobierno local y los próximos alcaldes de Neiva, en trabajar intensamente en la gestión y cofinanciación de la construcción de una placa huella, que vaya desde El Triunfo hasta Cerro Neiva.

¡A camellar se dijo!

Por: Alejandro Serna Serna –
Twitter: @AlejandroSernaS





Ir al contenido