Vapear o fumar: ¿qué actividad es más amigable con el medio ambiente?

855 views
6 mins read

A lo largo de los años, diferentes eventos en el mundo han marcado una preocupación constante por el cuidado del planeta, y una de las dudas que se han buscado resolver en las últimas décadas es si los vapeadores contribuyen o no a la contaminación atmosférica.

Es un hecho que tanto el vapeo como el tabaquismo tienen un impacto en el medio ambiente, pero ¿qué contamina más?

Los cigarrillos electrónicos fueron concebidos hace más de 90 años como una opción menos dañina que los cigarrillos, y hoy en día, son uno de los dispositivos más populares y efectivos para dejar de fumar, también son menos contaminantes y más amigables con el medio ambiente.

Estos dispositivos han existido por menos tiempo que los cigarrillos, sin embargo, diferentes estudios han demostrado que su impacto ambiental es menor.

El Humo

Comenzando con el humo del tabaco, la OMS¹ señala que el humo del tabaco es un contaminante peligroso del aire interior, que contiene más de 7.000 productos químicos, 69 de los cuales se sabe que son cancerígenos. Y aunque el humo puede ser visible, es un hecho que puede permanecer en el aire hasta cinco horas.

El vapeo no produce humo y el vapor de los cigarrillos electrónicos contiene niveles bajos de sustancias químicas pero, a diferencia del humo del tabaco, no afecta prácticamente los niveles ambientales. De acuerdo con un estudio del Departamento de Química Analítica de la Universitat de València el vapeo produce tres veces menos emisiones de partículas que el humo del tabaco.

Las colillas de cigarrillos son enemigas del medio ambiente

El tabaco y la nicotina no son los únicos materiales contaminantes del cigarro. Muchas personas tienen la creencia de que las “colillas” por su apariencia y tamaño son biodegradables, pero lo cierto es que pueden generar un gran daño en el medio ambiente, pues están hechas de acetato de celulosa, un material no biodegradable derivado del petróleo que puede tardar hasta 10 años en descomponerse.

De acuerdo con la Secretaría Distrital de Ambiente cerca de 324 toneladas de colillas de cigarrillo se recogen anualmente de las calles de Bogotá, es decir que al día los ciudadanos arrojan más de 5 millones de estos desechos al suelo.

Una colilla de cigarrillo tarda más de una década en descomponerse naturalmente y contamina hasta 50 litros de agua. Genera un efecto ecotóxico que no sustenta la vida y amenaza a los peces, algas y organismos acuáticos del país.

La buena noticia es que el número de consumidores de cigarrillos electrónicos o vapeadores está creciendo exponencialmente y el número de fumadores está disminuyendo, lo que significa que cada vez habrá menos colillas de cigarrillos en las calles.

Deforestación

A lo largo de los años, la industria tabacalera ha demostrado  ser uno de los principales contribuyentes a la deforestación mundial. Miles de hectáreas de bosques y selvas se utilizan para cultivar plantas de tabaco y fabricar cigarros.

Sin contar los árboles utilizados en la fabricación de papel de fumar y la producción de paquetes de cigarrillos, la OMS afirma que la producción de 300 cigarrillos es equivalente a un árbol talado.  Esta deforestación es un factor importante cuando se trata del cambio climático, ya que perdemos árboles que eliminan el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera.

Los vapeadores pueden ser reciclados

Los vapeadores pueden ser reciclados. Dependiendo de las diferentes marcas disponibles en el mercado, los dispositivos pueden ser devueltos en las tiendas de vapeo o entregarlos para su reciclaje electrónico. Un caso de ello es Relx Colombia, que cuenta en cada una de sus sedes con una caneca de reciclaje.

“En nuestro caso invitamos a los usuarios a entregar sus pods en nuestros puntos de ventas y depositarlos en nuestras canecas de reciclaje.  Con esto pretendemos darles un segundo uso y transformarlos  en muebles urbanos que estarán ubicados en diferentes espacios de esparcimiento como ferias, festivales, parques, entre otros y tener una experiencia de conexión personal y ambiental a través de un proceso de reciclaje”, concluye Natalia Sánchez, Directora de Mercadeo de Relx Latam.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido