«Unidos por la transparencia»

1930 views
10 mins read

Confieso que tengo muchas dudas de votar por el doctor Rodrigo Lara Sánchez a la gobernación del Huila, como sí lo hice con fe y entusiasmo para la Alcaldía de Neiva en el 2016.

No solamente por la incertidumbre que existe en torno a SÍ EL HECHO DE CONTRATAR INDIRECTAMENTE con el Gobierno Departamental del Huila, dentro de los 12 meses anteriores a su elección (numerales 5, 9, 10 y 11 del artículo 111 de la Ley 2200 de 2022, en concordancia del inciso final del artículo 122 de la Constitución Política), EFECTIVAMENTE LO INHABILITA; porque si bien es cierto que el Consejo Nacional Electoral determinó que no se hallaba inhabilitado, la decisión final sobre este tema le corresponde en última instancia al honorable Consejo de Estado.

Igualmente, porque aspiré en aquella oportunidad que su alcaldía iba a representar un verdadero cambio en las costumbres políticas que han mantenido en el atraso y la desigualdad a muchísimos huilenses; pero desafortunadamente ello no ocurrió así. Entonces, como decían los abuelos, desde el desayuno (alcaldía 2016-2019), se sabe cómo será el almuerzo (gobernación 2024-2027).

Por ello, no le falta razón al periodista Alfonso Vélez Jaramillo cuando manifestó:

“Lara dice no ser un político tradicional y por estrategia sitúa a sus contrincantes como políticos tradicionales, pero vemos que en la trayectoria de Lara Sánchez hay un político tradicional que siempre actúa en los procesos electorales con las componendas propias de los políticos tradicionales.

Cuando Lara se eligió alcalde de Neiva pactó acuerdos políticos con los políticos (valga la redundancia) y pactó apoyo electoral por cuotas burocráticas, que no es una falacia. Así lo apoyaron Géchem, Macías, Triana y Andrade. Cuando ganó les cumplió nombrándoles las cuotas a ellos.

A Macías, que es un fiel representante de la clase política tradicional, Lara cuando fue alcalde le nombró a su cuota política Cielo Ortiz, como gerente de Empresas Públicas de Neiva, famosa por sus escándalos derivados de la compra de químicos de baja calidad para potabilizar el agua de los neivanos.” (https://acortar.link/RCYPoO)

Sobre esta contratación se expresó así el también periodista Hugo Fernando Cabrera Ochoa:

“Esta irregularidad para favorecer proponentes que no cumplen con los indicadores establecidos tradicionalmente por EPN, se repitió en la adjudicación de la invitación privada N° 15 de 2016 que se hizo a AVIAS S.A.S., con el agravante adicional que en esa ocasión la concibió mediante una adenda para modificar los términos de referencia en este aspecto sustancial, con el nefasto resultado de haber tenido que liquidar el contrato en forma anticipada, porque según declaraciones de la gerente Cielo Ortiz Serrato, “el contratista no aguantó con el contrato, se reventaron”. (Ver artículo completo en TSM NOTICIAS en el siguiente link: https://tsmnoticias.com/el-alcalde-lara-se-hace-dar-en…/

Continúa el periodista Vélez Jaramillo en el artículo citado, en los siguientes términos:

“También le dio cuota al jefe de la U, Jorge Eduardo Géchem Turbay, con su hijo, Jorge Andrés, como jefe de la Oficina de Derechos Humanos y Paz de la Alcaldía de Neiva.

A los jefes Conservadores Hernán y Esperanza Andrade, les nombró a Chucho Vega, así

como al congresista Julio César Triana, de Cambio Radical, a Yamile Rico en una secretaría.”

Refiere el periodista, citando al portal “Cuentas Claras”, como Lara Sánchez así mismo dio cuotas políticas a aportantes a su campaña, entre los que cita a:

“El abogado Diego Muñoz, gerente de la campaña a la alcaldía de Lara, según «Cuentas Claras» aportó $25 millones y a cambio Lara le nombró Secretaría de Hacienda a su compañera de oficina en Bogotá Saharay Rojas, importada de Fusagasugá, hoy famosa por hacer triquiñuelas y sembrar terror en la alcaldía de Bucaramanga, según Diario Vanguardia.

A Muñoz Marroquín, le dio además el SETP en cabeza de su amigo Josué Benavidez, el boyacense que llegó al Huila en Twingo y ahora anda Toyota, compró un hotel en Rivera y múltiples propiedades, luego de su paso por la alcaldía de Lara Sánchez.

Inclusive debe mencionarse al empresario René Cantillo, aportante de Lara y la persona sindicada de ser “el hombre del maletín” y pagar los sobornos para elegir al personero y el contralor municipal, que no terminaron bien, cuyo fin era que Lara no tuviera controles en la administración, el proceso está en etapa de juicio, y corre riesgo de precluir por vencimiento de términos.

Lara Sánchez es campeón en componendas, pero en público se vende como transparente. Le llenó los bolsillos a contratistas paisas, santandereanos y boyacenses durante su Mandato como alcalde para pagarle a sus patrocinadores despreciando los empresarios locales y eso los gremios lo recuerdan.

Ahí no para el cuento. Cuándo fue fórmula vice presidencial recibió el apoyo de los políticos y partidos más representativos de la vieja política como Cambio Radical, Conservadores, La U, Centro Democrático, a nivel nacional y en el Huila buscó el respaldo y se tomó fotos con todos esos jefes, Esperanza y Hernán Andrade, Ernesto Macías, Julio César Triana, Víctor Andrés Tobar, mientras que ahora cuando es candidato a gobernador los desconoce dice que no tiene ni un concejal y que no va trabajar con los políticos tradicionales, sin embargo, pacta con Andrade y Macías, para que lo apoyen por debajo de la mesa.”

Nadie se explicó por qué, si pertenecía al partido verde, desconoció abiertamente al candidato oficial de su partido a la presidencia: Sergio Fajardo; partido que le dio el aval para la alcaldía de Neiva, para irse como fórmula vicepresidencial de Federico Gutiérrez (algunos dicen que solo por apetitos personales), y ahora busca y obtiene, contra viento y marea el aval nuevamente de Alianza Verde (Gajes de la politiquería o como dicen ahora: que la política es “dinámica”).

“Este fin de semana Macías sale del ‘closet’ y apareció en un encuentro público en Garzón junto a Lara exponiendo claramente que tienen un acuerdo político.

Así digan ahora que Macías no es representante de la clase política tradicional, la gente no es tonta.

¿Por qué no dicen lo que es? Lara y Macías son representantes de la política tradicional, y actúan como tal.

Macías, el de la ‘jugadita’ es representante de la más rancia política tradicional y fue dueño y señor de toda la burocracia en el gobierno anterior de Duque, en el Huila especialmente en la Electrificadora en donde todavía le quedan cuotas como en otras dependencias oficiales”. (https://acortar.link/RCYPoO).

Por: José Marcelino Triana Perdomo
Exmagitrado Tribunal Administrativo del Huila

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido