Unidad frente al Fenómeno del Niño

843 views
4 mins read

Cada día es mayor la preocupación por las altas temperaturas y las consecuencias del Fenómeno del Niño. Debo recordar que desde el 4 de julio de 2023 la Organización Meteorológica Mundial declaró el inicial del fenómeno de calentamiento El Niño.

En Colombia la declaratoria fue realizada el pasado noviembre. Este fenómeno, que significa principalmente un cambio en las dinámicas atmosféricas ocasionado por el aumento en la temperatura del océano, no tiene alentadoras proyecciones en cuanto a su durabilidad, por lo cual requiere una atención gubernamental y ciudadana especial.

Las últimas semanas hemos visto imágenes de incendios de enorme magnitud en Santander y en Bogotá. En Bogotá cerca de 700 personas (héroes) han trabajado para apagar la emergencia que se mantiene aún en el cerro El Cable y la Quebrada La Vieja.

Se vienen semanas muy difíciles en el país pues se llegará a temperaturas récord. Incluso el Gobierno Nacional declaró la calamidad pública y pidió ayuda internacional. Fundamental un gran plan integral de prevención y atención interinstitucional, con amplio conocimiento para la ciudadanía.

En nuestro departamento del Huila se ha presentado más de 60 eventos de emergencia durante el mes de enero, pero actualmente se mantienen activos 10 incendios forestales en 9 municipios: Algeciras, San Agustín, El Pital, Colombia, Pitalito, Palestina, Suaza, Agrado y Guadalupe.

Por eso celebro que con el liderazgo del Gobernador Rodrigo Villalba se haya instalado acertadamente una sala de crisis permanente con el objetivo de hacer seguimiento continúo y coordinar con todo el sistema las operaciones necesarias para mitigar los efectos y garantizar respuestas inmediatas.

Hoy más que nunca, es sumamente pertinente, además de imperativo moral, escuchar, valorar y apoyar a los cuerpos de bomberos oficiales y voluntarios.  El país debe avanzar en mejorarles sus condiciones de trabajo. Aprovecho para expresarles mi reconocimiento y gratitud por su trabajo e inconmensurable esfuerzo.

Lo que estamos viviendo en Colombia nos debe permitir las siguientes reflexiones: Primera, acatar seriamente las recomendaciones como son ahorrar agua, evitar el uso de fogatas, no arrojar colillas de cigarrillo encendidas en lugares de aire libre, no usar envases de vidrio que puedan ocasionar incendios y reporte rápidamente a las autoridades competentes cuando tenga conocimiento de un incendio en las líneas de atención.

Segundo, más allá del Niño, es la conciencia y educación ambiental profunda y verdadera, la importancia del cuidado del medio ambiente, lo que el estado debe hacer y nosotros los ciudadanos necesariamente coadyuvar frente a la realidad del cambio climático, su adaptación y sobretodo mitigación. Nos toca a todos como humanidad y cada vez lo experimentamos más.

A propósito, quiero recordar, Neiva tiene un acuerdo municipal por el cual se declara como ciudad sol, se establecen uso de fuentes no convencionales de energía y se dictan otras disposiciones, el cual ha quedado como letra muerta.

¿Se imaginan lo que representaría que la capital del Huila y del surcolombiano sea realmente una capital del sol y recuperara también su identidad como capital del río Magdalena?

Por: Jorge Andrés Géchem
Twitter: @JorgeAGechem

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido