Un lanzamiento entre “Marcos”

1294 views
5 mins read

No hay nada más bonito y que contenga tan profunda humildad, como el reconocer la grandeza de las personas, de las cosas y de los hechos, pues es propio de la soberbia ignorar la dignidad de la gente, la importancia de los logros y la imponencia de los acontecimientos, contra eso es muy complejo pelear.

Cuando escribí mi primera novela, titulada “El Lavaperros”, tenía dos cosas claras: primero, que me iba apoyar en mi familia y en mis grandes amigos, este par de grupos jamás me han fallado y espero no fallarles yo a ellos; y segundo, que más que querer venderla, mi objetivo central es lograr que la gente la lea, tal vez es el sueño de todo escritor.

Pues bien, acudí a “Marcos” Fabián Herrera, un talentosísimo escritor huilense, oriundo del hermoso municipio de El Pital, quien actualmente reside en la capital de la república y escribe para importantes medios nacionales de comunicación, para que me asesorara en algunos temas relacionados con el libro y me hiciera el honor de escribir el prólogo; las dos tareas las hizo con una generosidad y un desprendimiento sumo, que reconozco con el alma.

He repasado varias veces mi obra y cada vez me convenzo más de la importancia del prólogo que “Marcos” Fabián construyó con tanto tino, estilo, elegancia y riqueza literaria; líneas que convierten a este texto, en la mejor portilla de ingreso para la novela. Cito un fragmento:

“El Lavaperros logra desentrañar los códigos del mundo de la mafia. Los modismos y el modus operandi de ese entramado de codicias e intereses se exponen sin atender a maniqueísmos. En este libro – por fortuna para el arte de la novela – no hay juicios moralizantes. El escritor indaga con escalpelo para explorar las conciencias, las morales sinuosas y los poderes que entran en disputa en un juego en el que toda regla se acomoda y todo pacto se traiciona”.

Se acercaba la fecha de la presentación de la obra y ya tenía yo en mente a quién iba a buscar para que me hiciera el favor de dirigir este evento, así que no dudé en llamar y visitar al periodista, escritor y académico, “Marco” Fidel Yukumá, quien no dudó en aceptar mi solicitud con gran gentileza.

Para hacer esa presentación no solamente leyó ligeramente el libro; pródigamente repasó el escrito y lo analizó a profundidad, como solamente un gran lector y redactor, puede hacerlo, escudriñando en cada párrafo y en cada capítulo, para extraer el mensaje que, como autor, deseo llevar a los leyentes.

Agradezco inmensamente al maestro Marco Fidel por haberme acompañado en la velada de presentación del libro y por sus palabras en su página de Facebook, de las cuales recojo lo siguiente: “El apasionante entramado narrativo cautiva al lector, al extremo que le resulta imposible renunciar a la magia de las palabras y la riqueza retórica que yace desafiante, página por página. Leer esta novela, no es un reto, es un placer”.

Gracias Marcos Fabián y Marco Fidel, ustedes hacen parte fundamental de este trabajo.

Adenda: Infinitas gracias a Dios nuestro Padre, a la Madre Santísima, a mi adorada familia y a todos los amigos que me han apoyado y acompañado en esta aventura literaria.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido