Un homenaje muy merecido

934 views
3 mins read

Caras representativas  del conflicto armado colombiano fueron homenajeadas en Oslo por el presidente Juan Manuel Santos, en representación de todas las víctimas, la excandidata presidencial Ingrid Betancourt, la representante a la cámara Clara Rojas, la excongresista Piedad Córdoba,  la Pastora Mira García,  Liliana Pechené, Fabiola Perdomo,  y  Leiner Palacios, algunos muy conocidos por los colombianos pero otros no tan conocidos, pero que sufrieron de igual forma el conflicto como Leiner quien perdió a 32 familiares y amigos el 2 de mayo del 2002, en Bojayá (Chocó)  por un cilindro bomba disparado por las Farc.

El conflicto armado según el informe “Basta ya”  elaborado por el centro de Memoria Histórica, entre 1958 y 2012  ocasionó la muerte de por lo menos 220.000 personas, su dimensión es tan abrumadora que si se toma como referente el ámbito interno, los muertos equivalen  a la desaparición de ciudades como Popayán o Sincelejo, de estas muertes el 81, 5 % corresponden a civiles y el 18, 5% a combatientes.

Un homenaje bastante merecido, puesto que hay bastantes víctimas inocentes, ya que de cada 5 muertos en el conflicto 4 han sido civiles, los homenajes deben de seguir siendo constantes, esto enseña al mundo que de verdad somos capaces de perdonar una guerra de más de 50 años.

Fue bastante emotivo departe del presidente que las victimas también fueran parte de este fabuloso premio Nobel,  y un gran ejemplo ante el mundo de Paz.

Los colombianos tenemos que ser positivistas puesto que es el primer acuerdo que ha tenido fruto, las víctimas ya no volverán a ser víctimas puesto que con estos avances del Gobierno se espera a que se cierre esta brecha de dolor, que el presidente Santos detuvo por fin estas cifras.

Pero el gobierno no construye solo, también los ciudadanos pueden hacerlo, y la invitación es a que desde sus hogares, se fomente la educación, el buen trato,  y amor, para que esto no vuelva a suceder.

La paz ha empezado a brillar, y todos debemos de apoyar esta causa, ya no hay vuelta atrás, algunas víctimas han perdonado y otras todavía guardan dolor y hasta rencor, son sentimientos encontrados, pero debemos de seguir construyendo país y pensar en las nuevas generaciones y pasar ya a una nueva página.

Si tuviera la oportunidad de abrazar una víctima y darle mi apoyo incondicional lo haría sin ninguna excusa y le diría bienvenido a una nueva Colombia; somos seres humanos y merecemos una segunda oportunidad, no más violencia merecemos vivir en Paz.

Por: Kevin Bohorquez – kevinbohorquez1@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido