Tinieblas

818 views
5 mins read

Y ahí va, el país de los 52.22 millones de habitantes, en medio de las mentiras de la derecha y de la izquierda, y de las verdades ya poco creíbles de las mismas fuerzas.

Caminamos con la mente llena de sentimientos encontrados, de ojerizas y pasiones, de malas y buenas experiencias, de riquezas abundantes y pobrezas extremas, de intereses y apatías, de sueños y pesadillas, de metros elevados y subterráneos que no se construyen, de una violencia que no cesa y de una paz que no llega.

Avanzamos en medio de la polarización política de una nación que cuenta con riquezas de toda índole, de gente con mente brillante, recursos naturales incomparables, capacidad productiva dispuesta a crecer tanto como se le permita; todo preparado para ser una verdadera potencia a nivel mundial, sin retóricas ni demagogias, ¡real!

26.73 millones de mujeres que equivalen al 51.2% de la población, con la capacidad de aportarle al desarrollo de este territorio patrio, con el deseo verdadero de sumarse a ese cambio que les permita participar abiertamente y ser constructoras de un país en el que todos tengamos igualdad de condiciones y de oportunidades. 25.49 millones de hombres, equivalentes al 48.8% de la población, de todas las razas y de todos los niveles socio económicos, con deseos de sumarse a la lucha por construir progreso de manera honesta, para ellos, sus familias y su país.

Ahí va una nación que transita en medio de oscuridades, por la penumbra malévola generada por los intereses mezquinos de quienes desean aferrarse al poder, o reconquistarlo; el mismo poder que perdieron los de siempre porque se olvidaron de los marginados, y que conquistaron los señores de las utopías, gracias al favor de quienes buscan nuevos horizontes, debido a que vieron frustradas sus quimeras, a raíz del egoísmo de unos pocos que han querido adueñarse de todo.

A pesar de lo que sucede, el Producto Interno Bruto de Colombia creció 7,5% en 2022, siendo uno de los países de la región con los mejores resultados económicos el año pasado. No obstante, en este mismo año, Colombia generó unas exportaciones que superan levemente los 57 millones de dólares y unas importaciones de un poco más 78 Millones de dólares, lo que señala que el país presentó una balanza comercial deficitaria de 21.6 millones de dólares. Esto nos indica que hay un notable déficit comercial, dado que la cantidad de bienes y servicios que Colombia exporta, es mucho menor a la cantidad de bienes que importa; lo cual exige al gobierno, revisar cómo hacer para mejorar ostensiblemente la capacidad productiva y exportadora.

Esto nos invita a pensar de una manera más inteligente y menos pasional, porque mientras los grandes medios de comunicación colman de cucarachas la mente de la población, obedeciendo las órdenes de los grandes conglomerados económicos, la situación del país se complica, y la salida no es conducir a la nación al caos para reconquistar el poder, por parte de uno cuantos que se pueden contar con los dedos de las manos, sino que la verdadera salida es hacer viable al país desde todo punto de vista, montando luces exploradoras que puedan vencer las tinieblas.

Concluyo con la siguiente frase de Eduardo Galeano: “Ojalá podamos tener el coraje de estar solos, y la valentía de arriesgarnos a estar juntos”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido