Temor a la transición

Temor a la transición

Cuando ya se comienzan a calentar los ánimos, momentos en que para la ciudadanía es mucho más relevante la elección del sucesor del presidente Iván Duque Márquez que la del Congreso de la República, se siente un ambiente de temor por todos los rincones de nuestro vapuleado territorio patrio.

El flagelo de la violencia que comenzó a reinar nuevamente en todas las regiones, cargado de muerte, desplazamiento, pobreza y miseria; la delincuencia que se fortalece de manera indiscriminada y que pareciera volverse incontrolable, la inestabilidad económica del país, la descarada corrupción que cada día sorprende más por los malos y sucios manejos de los recursos y el comportamiento vergonzante de muchos servidores públicos (Algunos pocos se salvan); el desequilibrio o bamboleo político reinante y la incertidumbre frente a lo que pueda suceder, son factores que generan gran inquietud, incluso miedo, entre los colombianos.

Aunque el famoso escritor inglés George Herbert emitiera el interrogante “¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?”, no hay duda que en medio de la situación actual, es obvio que surjan temores entre los habitantes de esta nación, porque la irresolución es latente y porque hay una historia que conocemos y no queremos repetir.

Hoy existe un candidato que claramente representa la izquierda colombiana, ese es Gustavo Francisco Petro Urrego, economista, fundador del movimiento político Colombia Humana, actualmente Senador de la República, ex integrante del movimiento guerrillero M 19 y ex alcalde de Bogotá.

Aspirante a la presidencia que perdió en las elecciones pasadas frente al actual gobernante Iván Duque con una votación aproximada a los cuatro millones ochocientos cincuenta y cinco mil sufragios en la primera vuelta y ocho millones cuarenta y siete mil cuatrocientos cuarenta y nueve votos en la segunda vuelta, un firme postulante a suceder al actual burgomaestre.

En representación del establecimiento y de las vetustas estructuras políticas de siempre, aludiendo una posición ideológica de centro, está el economista, ex Ministro de Salud y ex rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria Uribe.

Este académico de renombre nacional, renunció a la rectoría de una las más importantes y reconocidas alma mater de nuestro país para asumir el reto de postular su nombre a los comicios electorales del 29 de mayo de 2022.

Posiblemente vaya tomando importancia en el proceso, por ahora aún está tibio.

Se mantiene de manera persistente la candidatura de Sergio Fajardo Valderrama, matemático de la universidad de los Andes, con varios estudios de posgrado; exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia, también con un pensamiento de centro, quien en un momento dado fue considerado como opcionado para llegar al palacio de Nariño, pero esa popularidad se ha venido diluyendo poco a poco y ha perdido notoriedad y fuerza.

Salta a la arena Rodolfo Hernández Suárez, ingeniero civil, empresario y exalcalde de Bucaramanga. Es un aspirante sui generis por su estilo desabrochado y autoritario, quien ha ganado la admiración de muchos colombianos porque habla claro y sin rodeos. Pienso que a Colombia le hace falta mucho más que eso.

Finalmente, estaría el aspirante que represente al Centro Democrático, colectividad de derecha que aún no define su candidato, aunque todo apunta a que sea Óscar Iván Zuluaga; economista, empresario y ex Ministro de Hacienda, quien enfrentó al expresidente Juan Manuel Santos Calderón, cuando fue reelegido como máximo ejecutivo de nuestro país para su segundo periodo de gobierno.

Aunque aún no se definen todas las candidaturas, el pueblo colombiano está sumamente temeroso de lo que pueda acontecer con la transición de mando presidencial que se avecina para el año que viene, no obstante, el tiempo avanza y sin duda, día tras día se irán avivando las pasiones y finalmente alguno deberá ser el elegido.

“Cuando las circunstancias cambian, yo cambio de opinión. ¿Usted qué hace?” – John Maynard Keynes.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04






Ir al contenido