¿Su hijo usa mucho la pantalla del celular? Estas son las consecuencias que pueden afectar su salud

1049 views
5 mins read

Con el mundo actual y su tecnología, el uso excesivo de dispositivos móviles y pantallas en general puede causar problemas de salud para niños y adultos.

Se ha dicho que existe un daño cognitivo causados por la exposición de la radiación que emiten estos, sin embargo, Edwin Forero, neurólogo pediatra y profesor universitario adscrito a Colsanitas, comenta que “hasta el momento ningún estudio ha comprobado que exista daño alguno, sin importar que se duerma cerca de él o se use de manera prolongada, pues esa radiación, corresponde a la amplitud del espectro no ionizante, lo que quiere decir que es de baja energía y no puede dañar las células humanas”.

Forero agrega que existen los estudios funcionales en los que se compara sujetos por la cantidad de tiempo que permanecen frente a una pantalla; niños y adolescentes en su mayoría.

Allí se ha observado un entorpecimiento del proceso normal de aprendizaje ya que los menores invierten el tiempo recibiendo estímulos pobres de pantallas cuando podrían ocuparlo en una actividad que enriquezca aún más el cerebro en esa edad tan importante para su desarrollo.

Por otro lado, los niños que pasan un mayor tiempo conectados tienen el riesgo de experimentar periodos de concentración más cortos y dificultad para cumplir tareas, lo que se evidencia en su desempeño académico.

Por esta razón, los niños menores de tres años no deberían estar expuestos a pantallas, además, se comprobó científicamente que la luz artificial que emiten las pantallas puede generar insomnio sí se usa principalmente en la noche.

La doctora Nidia Preciado, psicóloga de Colsanitas, comenta las 3 consecuencias más comunes del excesivo uso de la pantalla:

  • Se crece con cerebro perezoso: Preciado, experta en adicciones, comenta que “es un error pensar que al evadir tareas simples tendremos espacio en nuestro cerebro para habilidades que consideramos de mayor importancia, lamentablemente, el cerebro no funciona como las máquinas, que tienen lugar para una cantidad de información limitada. Lo que en realidad sucede en estas circunstancias en las que buscamos atajos mentales es que pueden perderse destrezas como la orientación y la memoria a corto plazo”.

Otra forma en que el cerebro se ve afectado por la tecnología es que ésta evita que realicemos procesos cognitivos complejos como los que se ejecutan al buscar una dirección o hacer cálculos matemáticos.

  • Adicciones otros trastornos: Una conducta compulsiva relacionada con las tecnologías nace cuando una persona no puede controlar el tiempo que pasa haciendo uso de ellas, lo que no solo le trae problemas sociales y laborales, sino además malestar cuando se lleva mucho tiempo desconectado ya que la persona tiene pensamientos ansiosos que solo se controlan cuando pueden estar nuevamente ‘en línea’ pues, el cerebro libera dopamina (la hormona de la satisfacción) cuando entra en contacto con estímulos positivos, ofreciendo una recompensa por nuestras acciones.
  • Exceso de tiempo frente a las pantallas: Los tiempos para estar frente a la pantalla no están establecidos, sin embargo, el doctor Forero comenta que es recomendado para los menores estar máximo 1 hora al día divida en tiempos en los diferentes dispositivos electrónicos, siempre bajo supervisión de un adulto responsable. “Podemos hacer uso de las redes sociales para conectarnos con gente en la distancia, pero no podemos olvidar las que están presentes en el momento”, comenta la psicóloga.

No olvide que el cerebro es altamente adaptable y esto permite sacar beneficio de la tecnología y desarrollar otras habilidades cognitivas como la búsqueda efectiva de información, el pensamiento crítico y la capacidad de analizar datos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido