Señor Contralor, ¿ya renunció?

1303 views
5 mins read

Seguramente, Andrés Felipe Vanegas, actual contralor departamental en el Huila, no va a renunciar. Está esperando que las aguas se calmen, que el fervor de las redes sociales y las fiestas de San Pedro, oculten la bola de nieve que se le vino encima.

Ya transcurre la segunda semana del lamentable hecho denunciado por su exnovia, la actual secretaria General de la Alcaldía de Neiva, Salomé Bahamón, quien lo denunció por maltrato físico, verbal y sicológico, luego de haber departido en un concierto en la discoteca Olé, el pasado 17 de junio; pero el Contralor no aparece, no pone la cara y mucho menos ha renunciado.

La pesadilla para Salomé comenzó esa noche, que como muchos ya saben en las declaraciones que ha dado a medios, fue golpeada, arrastrada, empujada, maltratada y todos los términos posibles –que por fortuna están registrados en cámaras de vigilancia- por un patán, que se escuda en estar ‘pasado de tragos’, para hacer lo que hizo.

Por fortuna, Salomé está viva. Y no es exagerada esta afirmación; está con vida, sana y contando la tragedia desde su amarga experiencia. Está viva por cosas de la vida, está viva y hoy se atrevió a denunciar; está viva dentro de las cientos de posibilidades de haber podido morir esa madrugada: un estrello en el carro, un golpe contundente en la cabeza o caer por el balcón del apartamento del abusador.

Pero Andrés Felipe Vanegas, nada que renuncia. Él, su familia, sus amigos y parte de una sociedad, quieren reducir la situación, a una simple pelea de novios, que por cuestiones de tragos, se ‘alteró un poco’ o se ‘sobrepasó. Pero, ¿y si Salomé hubiera muerto? Hoy puede hablar y motivar a denunciar, sobre la violencia que muchas mujeres sufren y lo seguirán haciendo, porque está demostrado que la fuerza física del hombre siempre será mayor a la de una mujer, en la que difícilmente se es posible defenderse cuando hay ataques brutales y que por lo general, terminan en tragedia.

Seguimos en una sociedad machista, tan machista es que hasta algunas mujeres en plena actualidad, justifican el ataque y critican a la afectada, por ‘provocadora’, porque ‘se lo buscó’, porque ‘su guardado tenía’. No hay una solidaridad generalizada como uno espera; solamente cuando se llega a la muerte. La víctima entonces, tiene que dejar de existir, para que de verdad haya una auténtica comprensión de una situación que se repite a diario en esta sociedad de frivolidad y de noticias banales que inundan nuestros celulares.

Uno esperaría contundentes rechazos de los diversos sectores, pero sobretodo de los políticos, de los que ostentan el poder e influencia en la opinión pública. Solo ha habido chispazos de ciertas personas, que han manifestado el apoyo a Salomé, pero no repercute en nada.

En el Concejo de Neiva, algunos se refirieron al tema pero de ahí no trasciende; el alcalde la ciudad, Gorky Muñoz, envió en un mensaje en sus redes y en esta semana, el tema por fin llegó a los medios nacionales. Tuvo que difundirse un video de una cámara de seguridad del conjunto Bosques de Santa Ana, al oriente de Neiva, donde ocurrió la golpiza, para que los medios dieran la relevancia del caso.

Por dignidad, siendo un funcionario público, Vanegas debió renunciar, debió poner la cara ante la sociedad que exige justicia en cientos de casos de abuso sexual, feminicidios y violencia intrafamiliar. Pero la estrategia, recomendada por algunos creo yo, es esperar, aguantar un poco más y seguir como si nada.

Cabe recordar, que el contralor se posesionó en su cargo en marzo de 2022 y de no renunciar, su vinculación iría hasta el 2025.

Por: Alejandro Cabrera Collazos – alejandrocabrera23@gmail.com
Twitter: @alejocabrera

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido