Restauración de bosque seco tropical en el Quimbo, recibe reconocimiento por su contribución a los objetivos de desarrollo sostenible 

514 views
7 mins read

Luego de revisar 175 prácticas empresariales, Pacto Global Red Colombia le otorgó el Reconocimiento a las Buenas Prácticas en Desarrollo Sostenible a Enel-Emgesa por su Plan de Restauración Ecológica de Bosque Seco Tropical adelantada en el área de influencia de la Central Hidroeléctrica El Quimbo. El proyecto, reconocido por su contribución al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 15: Vida de ecosistemas terrestres, se desarrolla en el departamento del Huila y forma parte de Enel Biodiversa, una iniciativa que se centra en la implementación de estrategias de conservación, protección y restauración de la biodiversidad del país, así como de la creación de valor compartido y la generación de conocimiento.

“Enel Biodiversa es el resultado del trabajo que venimos realizando desde hace 13 años en 10 ecosistemas de Colombia, siendo el Plan de Restauración Ecológica de Bosque Seco Tropical, uno de los proyectos bandera. Este se encuentra en la segunda fase y sus resultados demuestran cómo el sector privado puede sumarse y aportar al bienestar del entorno y la gestión sostenible de bosques. En ese sentido, el reconocimiento otorgado por Pacto Global nos llena de orgullo, pues da fe del compromiso público que adquirimos en 2015 con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y de los esfuerzos que hemos invertido en la preservación de la biodiversidad”, afirmó Lucio Rubio Díaz, director general de Enel en Colombia.

De hecho, entre 2014 y 2021 Enel-Emgesa ha restaurado de forma activa 524 hectáreas (ha) de Bosque Seco Tropical, las cuales tendrán impacto sobre 400 ha adicionales. Así pues, al finalizar el año se habrán restaurado 1.040 hectáreas, correspondientes a un avance del 68% en la ejecución del plan. Lo anterior, contando la suma de las 6.559 hectáreas que se encuentran en proceso de restauración pasiva desde 2018.

El proyecto, que se desarrolla en jurisdicción de los municipios de Gigante, Agrado, Garzón y Paicol, busca la recuperación de 11.079 hectáreas de Bosque Seco Tropical, teniendo en cuenta que, según el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt, hoy tan solo queda el 8% de las coberturas naturales de los bosques secos tropicales del país y, de esta cifra, solo el 6.4% (45.120 hectáreas) ha sido declarada área protegida.

Cabe destacar que el Plan de Restauración Ecológica se estructuró en dos fases. La primera consistió en un plan piloto, ejecutado por Fundación Natura entre 2014 y 2018, cuyo objetivo era estudiar el Bosque Seco Tropical para proponer las mejores estrategias para su restauración ecológica. Los trabajos en esta área, permitieron descubrir una nueva especie de bromelia para el país (Pitcairnia huilensis), que fue entregada al Jardín Botánico para su conservación.

Por su parte, la segunda fase corresponde a la implementación a gran escala a partir de los resultados obtenidos en el plan piloto. Esta fase se desarrollará a lo largo de 20 años a través de diferentes etapas y desde dos aproximaciones: restauración activa y pasiva.

Prioridad a especies nativas

Con los resultados del Plan Piloto en 2018, se inició la fase de implementación del programa, que se desarrollará en cuatro (4) etapas. La primera etapa, con una inversión de $9.900.000, inició en diciembre de 2018 y finalizará en diciembre próximo. Hasta la fecha, se han plantado más de 301 mil árboles pertenecientes a 55 especies, lo que ha permitido cumplir en un 91.2 % la meta definida para esta etapa en cuanto al número de árboles plantados.

Dentro de las especies nativas del Bosque Seco Tropical, sobresale por su importancia ecológica el cedro rosado (Cedrela odorata), del cual se plantaron 6.723 árboles; el ocobo (Tabebuia rosea) con 7.541 siembras; el guayacán amarillo (Tabebuia ochracea) con 2.744; el granadillo (Platumiscium pinnaatum) con 1.410 y el algarrobo (Hymenaea courbaril), del cual se sembraron 180 árboles. Además, el cedro rosado y el granadillo se encuentran, respectivamente, en las categorías “En peligro” y “Casi amenazada” de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Finalmente, una de las estrategias del Plan de Restauración Ecológica ha sido apoyar los viveros de los municipios del área de influencia directa de la Central Hidroeléctrica El Quimbo para que mejoren la calidad de su producción y amplíen su mercado a otras especies, como las arbóreas nativas del Bosque Seco Tropical. Para esta etapa del plan, se vincularon tres (3) viveros locales ubicados en los municipios de Agrado, Garzón y Gigante. A la fecha, estos viveros ya han suministrado 77.864 plántulas que han sido sembradas en las áreas en restauración.

“A través de la restauración ecológica que se está desarrollando, se aporta a la conservación y al mejoramiento de la función y estructura de la biodiversidad de la región, se genera conectividad entre masas de bosques aisladas, se amplían los refugios y hábitats de fauna, se permite la regulación de provisión de agua, se mitigan las sequías, se controla la erosión, se retienen sedimentos y se forma suelo”, explicó Rubio Díaz.

Descarga el material de prensa en el siguiente enlace: https://we.tl/t-mlV6ZZP4zu

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido