¿Quién merece gobernar la ciudad de Neiva y el departamento del Huila?

337 views
5 mins read

Hugo Fernando Cabrera OchoaEstamos a escasos días de las elecciones para votar por quienes van a orientar los destinos de nuestra ciudad capital y todo el departamento del Huila, para lo cual hay puestas sobre la mesa tres opciones para lo primero y seis para lo segundo, todos con fortalezas y debilidades, que generan igualmente oportunidades para los opitas, pero también algunas amenazas.

Quiero hacer una breve reflexión desde mi óptica como ciudadano, sin tomar partido de un lado ni del otro. En Neiva tenemos a Germán Alberto Bahamón Jaramillo, un joven profesional con una amplia formación académica y laboral, construida en empresas nacionales y multinacionales; con una visión macro de la ciudad y una sensibilidad social adquirida y fortalecida a través de su trabajo proselitista, recorriendo palmo a palmo cada rincón de la ciudad, identificando los más graves problemas que tiene la localidad, con lo cual ha formulado un muy buen programa de gobierno el cual ha venido puliendo día tras día.

Por otro lado se presenta Gorky Muñoz Calderón, un hombre hecho a pulso, que bien merece la admiración de todas las bases populares y se convierte en ejemplo de lucha y superación de todos los que piensan que las dificultades socioeconómicas son factor esencial para su frustración humana, pues se ha desarrollado académica y laboralmente, y ha venido escalando en la política de manera contundente. Es sin lugar a dudas un candidato que conoce íntimamente toda la problemática local porque ha venido trabajando durante los últimos años con mano pueblo, haciendo política de base, buscando soluciones a dichos inconvenientes comunitarios, con un compromiso férreo con sus paisanos y conciudadanos; por lo que se constituye en un candidato con serias opciones de ganar las elecciones del veinticinco de octubre.

Finalmente, en Neiva se presenta Rodrigo Armando Lara Sánchez, un afamado médico cirujano de tórax, hijo del inmolado Rodrigo Lara Bonilla, quien ha hecho una carrera política muy interesante y ha formulado un discurso muy social y con visión futurista, el cual le ha permitido tener mucha opción para salir bien librado en las próximas contiendas políticas.

En el departamento del Huila tenemos una significativa baraja de aspirantes de los cuales tres presentan una interesante opción. El primero de ellos es Carlos Ramiro Chávarro Cuéllar, un joven abogado y político de gran experiencia por su trasegar como congresista durante cuatro años en la Cámara de Representantes y ocho años en el Senado de la República, quien presenta una propuesta de gobierno de gran envergadura que proyecta al departamento hacia unos estados de desarrollo y prosperidad supremamente interesantes, tomando como base la seguridad, la educación, el emprendimiento, la competitividad y la innovación, las tic´s, la salud, la generación de empleo, el fortalecimiento del campo, entre muchas otras propuestas de inmensa significancia.

Así mismo se presenta Carlos Julio González Villa, una persona que ha hecho una destacada carrera política desde el Concejo de Neiva, pasando por la Asamblea Departamental, llegando hasta el Congreso de la República, quien ha tomado la educación como caballito de batalla.

Para cerrar los tres nombres quiero mencionar a Rigoberto Ciceri Arriguí, quien representa al Centro Democrático; un hombre honesto, tranquilo, equilibrado, gran profesional, quien fuera por muchos años Director Ejecutivo de la Federación de Cafeteros del Huila.

Dentro de estos nombres está el del próximo alcalde de la ciudad de Neiva y el inmediato gobernador de los huilenses. Tal vez todos ellos merezcan salir triunfantes y tengan los méritos para gobernar a nuestra capital y departamento, pero en manos del pueblo está la decisión y es el pueblo el que deberá acudir a las urnas y tomar esta determinación política. Votemos todos y no permitamos que otros elijan por nosotros.

Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa – hfco72@gmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido