Qué hacer con el Cementerio Central

315 views
5 mins read

La polémica en torno a la venta del lote de terreno donde funciona actualmente el Cementerio Central de Neiva no ha terminado, sino que después del anuncio que hiciera el Obispo de Neiva, monseñor Froilán Casas en el mes de mayo, donde planteó la posibilidad de vender el lote en los próximos años, para dar paso al desarrollo urbanístico de la capital, ahora el debate cambia de escenario y se traslada al Concejo Municipal, donde se debatirá el tema con la presencia del propio Obispo e invitados especiales.

De esta manera podrá revisarse en detalle los planteamientos del Prelado y refrescar la reciente historia del campo santo que ha sido reubicado dos (2) veces en tiempos pretéritos, lo cual de entrada nos enseña que una tercera reubicación si es posible, siempre y cuando se respeten las creencias religiosas de los descendientes de los difuntos cuyos cadáveres allí reposan.

No podemos olvidar que allí también reposa parte de la historia de nuestra ciudad, incluidos algunos difuntos “famosos”, luego el tratamiento que debe dársele a este proceso debe ser lo más respetuoso y prudente posible para no afectar los sentimientos y apegos de cada uno de los familiares de las personas cuyos restos allí se encuentran, procurando que, de llegar a darse su venta, su traslado sea concertado o al menos socializado con éstos a fin que no resulte tan traumático.

No hay que olvidar que este cementerio pese a no cumplir con las exigencias establecidas en la Resolución No. 5194 de 2010 expedida por el Ministerio de Protección Social, “por la cual se reglamenta la prestación de los servicios de cementerios, inhumación, exhumación y cremación de cadáveres”, sí constituye un referente ciudadano de admiración y adoración a ciertas tumbas o mausoleos, a los cuales les atribuyen milagros, tal es el caso de la del famoso médico Álvaro Hernando Moncaleano, o la del llamado “renco” Saúl Quintero quien fuera un bandolero que muriera a los 26 años, así como la de Cándido Leguízamo Bonilla quien fuera recordado como héroe y  mártir huilense en el conflicto colombo peruano que se desarrollo entre 1932 y 1933.

Por su generosa área de tres hectáreas y su ubicación geográfica estratégica, una vez lo ponga en venta la Diócesis de Neiva, seguro que habrá interesados en adquirirlo, con el fin de adelantar proyectos urbanísticos actuales que le impriman un giro moderno a este sector de la ciudad, que aún parece estar en el pasado.

Antes de plantear qué tipo de desarrollo urbanístico puede darse en este predio, es muy importante consultar la vocación del suelo que contempla el Plan de Ordenamiento Territorial de Neiva POT contenido en el Acuerdo Municipal No. 016 de 2000, modificado por el Acuerdo No. 026 de 2009, sus decretos reglamentarios y sus fichas normativas, ya que el concepto de uso de suelo es obligatorio, tanto para obtener la licencia urbanística, como para desarrollar cualquier actividad económica, a la luz de lo establecido en el Art. 2.2.6.1.1.1 del Decreto Nacional 1077 de 2015 y el Art. 87 de la Ley 1801 de 2016.

Este es el punto de partida para cualquier idea que piense desarrollarse en este predio, por lo que, además de la intención del comprador, se debe consultar lo dispuesto en el POT, ya que el desarrollo de un proyecto de vivienda, centro comercial, parque ambiental al estilo del Simón Bolívar en Bogotá, parque museo o el nuevo edificio de la Alcaldía de Neiva, debe estar contemplado en este importante instrumento de planeación local, para garantizar el desarrollo armónico y organizado de nuestra bella ciudad.

¡Bienvenido el debate!

Por: José Ferney Ducuara Castro – josefeducuara@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido