¿Puede pasar un huracán por Neiva?

1423 views
7 mins read

Si estás acá leyéndome, es porque tenés la suerte de ser un ciudadano responsable y consiente que busca informarse. Te felicito. En estos días me pasa como a los que presencian el panorama de una ciudad arrasada por un huracán y los ojos no pueden creer el escenario dantesco. Todo es tristemente desolador y uno no sabe por dónde comenzar. Mezcla de impotencia e indignación, uno espera que renazca lo mejor del ser humano, que se detenga la devastación de esta urbe abandonada y desmembrada, y comience la reconstrucción con todos unidos.

Neiva a pesar de verse hoy frágil y a la deriva, por suerte el ingeniero recién electo como alcalde, Germán Casagua, no tiene el desamparo que tenemos la mayoría ante esta tragedia de ciudad y, por lo menos en las entrevistas en las que participó esta semana, demostró un claro conocimiento de la situación y sabe qué acciones debe realizar, para comenzar la recuperación de nuestra amada Neiva.

El ganador de las elecciones parece resiliente, pero dependerá también de la grandeza y predisposición colaborativa del personal de planta que esperemos, muestre amor y pertenencia por la ciudad. Muchos han demostrado cansancio del mal manejo, el irrespeto al ser y el autoritarismo sin resultados. Esa defensa da ilusión porque la Registraduría sigue analizando la voracidad de la corrupción. También se esperan resultados en eso.

En primer término, esperar que el Empalme se realice de la mejor manera (como lo estamos viendo en otras ciudades): legal y responsable. Civilizadamente, sin ocultamiento de información y, sobre todo, con respeto por los que decidimos este cambio. Ojalá que no haya mezquindad y la corte de aduladores (muy bien pagos) se retire a tiempo y permita trabajar. A diferencia de un huracán, podemos evitar una catástrofe.

Es fundamental saber el estado verdadero del municipio para que el nuevo alcalde elegido, por una diferencia record con el segundo, se lo respete y se le entregue la casa en orden, sin ocultamientos, sin misterios como se ha manejado hasta ahora donde nadie sabía nada, pero cada tanto se endeudaba multimillonariamente sin concretar la mayoría de los proyectos por los que se los solicitaban.

Lo del catastro multipropósito es inexplicable, por ejemplo: este gobierno saliente se lo regaló al final de la gestión a un privado (dicen que es del polémico socio de Petro, el Turco Hilsaca) y el gran aumento que tendremos que pagar y se va a sentir a sentir dentro de unos meses en el 2024, en el impuesto predial. Este tema y el del alumbrado público, espero German Casagua cumpla con sus promesas electorales y defienda a la capital opita, reviéndolos urgente en la medida de lo judicialmente posible.

Falta desarrollo e inversión. Se ha malgastado la plata. Neiva está detenida en el tiempo. Producto de buscar beneficio propio por encima del bienestar colectivo. Se le suma un caos y desorganización sorprendente. Una inseguridad asesina. A cualquier hora del día la gente se persigna para sentirse más segura y protegerse de que no nos maten. El panorama asusta y cuando baja el sol, las calles están tan oscuras que ya nadie se anima a salir.

La temporada de huracanes se extiende anualmente del 1 de junio al 30 de noviembre, pero en Neiva lleva más de 3 años sin descanso. Todo lo que generan esos fuertes vientos no tiene comparación a lo que viene sucediendo en nuestra ciudad.

Esperemos no se confirmen los rumores, porque le quedan 2 meses en los que, según lo que se lee y escucha, no descansarán hasta hacer implosionar las arcas de Neiva. ¿Esperar que el Concejo haga algo después de como la mayoría de ellos entregó la ciudad a los caprichos del alcalde? Solos no pueden, los pocos concejales que demostraron ser dignos.

Reitero: la reconstrucción de Neiva tiene un primer enemigo: el empalme. Por más que este normado por la ley, la administración municipal deberá obligatoriamente presentar el detalle de todos los movimientos inexplicables que se realizaron y que hasta ahora no quiso mostrar. La única verdad es la realidad y se debe reorganizar todo. Neiva necesita una reestructuración administrativa urgente. Se ha abusado del Estado y no se ha defendido a la ciudad y eso tiene que ordenarse pronto. Hoy hay un sobrecosto de nómina improductiva y eso es una provocación injusta y no tiene razón de ser. El poder debe ser para todos y los ciudadanos son los dueños del gobierno.

El huracán humano ya pasó. Y llámelo como quiera: recuperación, renovación, transformación, resurgimiento, o revitalización, Neiva pide a gritos desesperados acciones de todos que la hagan sentir mejor y, a todos los que elegimos vivir, por nacimiento o como yo por amor, volver a ser un refugio seguro, donde sus ciudadanos se sientan parte, vuelvan a ser solidarios y amen el desarrollo. Todos necesitamos de todos.

Por: Caly Monteverdi 
Twitter @Calytoxxx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido