Otra metida de patas en infraestructura de gran escala en Colombia

297 views
4 mins read

Los huilenses hemos sido famosos a nivel nacional porque nos han visto en varias oportunidades la cara de pendejos pues nos han metido unas mentiras más grandes que otras y aunque nos ha pasado, no aprendemos y nos sigue pasando.

Uno de esos engaños que fue la suplantación del embajador de la india por parte de un avivato cuyo nombre era Jaime Torres Holguín, cuya historia valió para que Guillermo Plazas Alcid publicara en diciembre de 1962 un artículo en el diario El Debate que titularía “El advenedizo Jaime Torres Holguín evidenció públicamente la falta de visión, la escasez de prudencia, la mentalidad yérmica, la cortesía y la espesa ignorancia que distingue a nuestra empinada élite político-social. Y su concepto sobre sus integrantes es cruelmente realista: ‘tienen un distraído aire de tontos aduladores’”.

La historia quedó plasmada en una película que se rodó en la década de los ochenta y que fue muy exitosa en todo el territorio nacional, de hecho, aún se presenta en la televisión nacional como una joya clásica del cine colombiano.

Más adelante, cuando ya se había curado la herida de semejante farsa de la cual salió mal librada la jay lay neivana, un grupo de borrachos despertaron a la ciudad que ya dormía haciendo sonar la sirena de su carro, generando un caos vehicular y un pánico general, que ocasionó singulares y paradójicos casos que hoy se cuentan como anécdotas, como el de un destacado político que subió a la terraza de su vivienda una balsa inflada e hizo subir en ella a toda su familia para poder salvarla de las aguas que seguramente en pocas horas llegaría a la localidad.

Mentiras son las que nos han dicho y engaños los que nos han hecho a los opitas, pero hay situaciones que en realidad generan verdadera alarma, como el caso de hidroituango en el departamento de Antioquia, embalse sobre el río Cauca que está en construcción y que amenaza con arrasar lo que encuentre por delante, entre esto los municipios de Puerto Valdivia, Cáceres, Nechí, Tarazá y Caucasia.

Esta si no es una de esas mentiras que nos tragamos los inocentes opitas y es la pura realidad, otra crisis para el país como la vivida ante el derramamiento de crudo en Barranca, el cual se silenció de los medios quién sabe por qué, aunque el daño ecológico quedó hecho.

Me pregunto, quién es el responsable de todas estas fallas, del puente de chirajara, del daño ecológico ocasionado por el pozo petrolero Lizama 158 del corregimiento la fortuna en Barrancabermeja y ahora de la emergencia ocasionada por hidroituango. Es casualidad o algo se está haciendo extremadamente mal.

Será que los pendejos no somos solamente los huilenses sino todos los colombianos? Ahí les dejo la inquietud.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido