Ordenemos el cuarto de “Sanalejo”

2310 views
5 mins read

Tal vez las personas mayores y algunos jóvenes, recordaran  este término que era tan cotidiano en las antiguas casas de nuestros padres y abuelos.

El cuarto de “Sanalejo”, también llamado el cuarto de los trastes o de los “chécheres”, era característico de estas antiguas casonas, donde debía obligatoriamente destinarse un espacio para aquellas cosas antiguas, pero de las que por su valor sentimental no nos queríamos deshacer.

La mayoría de las veces el desorden de este pequeño espacio era indescriptible, pero cuando nos dedicábamos a ordenarlo un poco, el cumulo de recuerdos que llegaban a nuestra cabeza, al ver esos artículos ya olvidados, eran realmente maravillosos. Inclusive, en ocasiones, rescatábamos de este cuarto algunos objetos y les volvíamos a dar uso, con el orgullo de quien hace un hallazgo antropológico.

Utilizaremos este símil para hacer un llamado de atención, a esos sitios en desuso, que muchas veces en la actividad turística, olvidamos, desechamos, o simplemente no volvemos a utilizar. Cuando un atractivo turístico deja de ser utilizado, la posibilidad de que de él se apoderen el desorden y la desolación es infinita.

Es el uso cotidiano, el que hace que “algo”, llámese maquinaria, infraestructura física, o cualquier tipo de objeto, no se deteriore. Si dejamos de utilizar un vehículo, por un espacio prolongado de tiempo, al intentar volver a darle uso quizás tendremos que hacerles algunas adecuaciones para su óptimo funcionamiento. De esta misma forma sucede con los atractivos turísticos que olvidamos y abandonamos a su suerte.

Cuando las personas utilizan estos espacios, para el fin que fueron creados o adecuados, con la suficiente frecuencia, se tiene la facilidad y oportunidad de estar atentos a su deterioro, y esto nos permite tomar medidas constantes para su mantenimiento.

Pero cuando estos espacios se abandonan a su suerte, quienes los ocupan finalmente para usos particulares y la mayoría de veces inadecuados, contribuyen a su irremediable deterioro.

Vamos a hacer una reflexión, con un ejemplo real en nuestra ciudad, sin querer comparar este lugar con el “Cuarto de sanalejo” de Neiva, pero si con la intención de que reflexionemos en que su desuso y abandono lo están acabando: Nuestro Malecón del Rio Magdalena.

Aunque algunos espacios de este maravilloso lugar están en habitual funcionamiento, como por ejemplo la Torre del Mohán, El monumento a La Gaitana, algunas tiendas de artesanías, restaurantes, y zonas de pescaderías, entre otros; gran parte de esta majestuosa infraestructura ha sido capturada por la desolación.

De los recorridos guiados por sus senderos o los espacios adecuados como sitios de lectura y sano esparcimiento familiar, o de cruzar el majestuoso Magdalena para recorrer el tan afamado “Parque Isla”, ya no se oye hablar. Todos estos espacios han quedado en el olvido, porque al igual que ocurre con el cuarto de los trastes, solo se le visita esporádicamente para “desempolvarlo”, pero a los pocos días vuelve a tomar posesión de ellos su dueño invisible “el olvido”.

La indigencia, el micro tráfico, la delincuencia en todas sus modalidades, y cualquier otra cantidad de problemáticas se han apoderado de estos espacios que se diseñaron y a los que se les han invertido gran cantidad de recursos, supuestamente para lograr que la ciudad le diera “la cara al rio”.

Por ahora, con muy pocas excepciones verle la cara al rio, es un plan que parece improbable, sino invertimos tiempo, recursos y voluntades en “Ordenar el cuarto del Sanalejo”.

Esta mención no la hago de manera despectiva, sino con el ánimo de con un ejemplo coloquial, revelar una problemática que es ampliamente reconocida por todos.

Esperemos que la actual administración enfoque sus mayores esfuerzos en reorganizar este importante espacio, patrimonio de todos lo neivanos, y rescatarlo de las manos del abandono.

Por: Hugo Andrés Rivera Collazos
Administrador de Empresas – Universidad Surcolombiana
Especialista en Planificación de Destinos Turísticos – Universitat Oberta de Catalunya
Correo: hrivera.consultores@gmail.com  – Twitter: @hugoandres1975

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido