No se ha elegido Rector en la USCO, y al parecer ya tienen viciada la elección para tumbarlo

591 views
7 mins read

Sin estar matriculados, representantes de los estudiantes sal Consejo Superior de la Usco sesionaron, cobraron honorarios y ahora podrían haber viciado el proceso de elección de rector, de acuerdo al Estatuto General de la Universidad.

¡De no creer lo que pasa en la USCO!

Los representantes estudiantiles terminaron de profundizar la crisis que hoy tiene envuelta a la institución en una grave interinidad e ingobernabilidad.

Y todo porque de acuerdo a una denuncia presentada ante la Procuraduría General de la Nación, los representantes principal y suplente, de los estudiantes, ante el Consejo Superior Universitario, máximo órgano de la institución académica universitaria, recibieron jugosas sumas de honorarios por asistir a las sesiones del órgano a las que fueron citados, a pesar de estar presuntamente inhabilitados para hacerlo.

Según la denuncia hecha ante el organismo de control, los representantes habrían perdido su condición ante este órgano colegiado, al dejar de ser estudiantes activos de la Universidad por un largo periodo de tiempo.

Y es que el Estatuto General (Acuerdo 075 de 1994) de la Surcolombiana, indica en su Artículo 20 que “Para ser representante de los estudiantes se requiere:

  1. Ser estudiante de la Universidad con matrícula vigente.
  2. Ser elegido mediante votación directa, universal y secreta por los estudiantes con matrícula vigente.”

Y el Acuerdo 031 de 2004 por medio del cual se expide el Estatuto Electoral de la Universidad Surcolombiana dispuso en su artículo 14 la pérdida de la Representación, determinando que el representante estamentario elegido, perderá su derecho a la representación por la pérdida de la condición estamentaria que tenía al momento de su elección. Es decir, si el representante de los estudiantes, que es un estudiante, deja de serlo, perderá su asiento en el órgano.

Dejaron de ser estudiantes activos

Y ¿Por qué dejaron de ser estudiantes los llamados representantes? Según la denuncia, mediante Acuerdo CA Número 019 de 2020 el Consejo Académico de la Universidad Surcolombiana, estableció el calendario de actividades Académico Administrativas para el periodo 2020-2 en las sedes Neiva, La Plata, Garzón y Pitalito de la Universidad Surcolombiana, determinando el lapso para pago de los derechos de liquidación de matrícula entre el 30 de octubre y el 04 de noviembre de 2020.

Y para esa fecha, ni el joven Humberto Perdomo y mucho menos Camilo Forero, titular y suplente, completaron su matrícula que está compuesta de dos etapas: La financiera y la académica. Ambos estudiantes pagaron el 3 de noviembre de 2020, completaron la etapa 1 dentro de los términos contemplados. Sin embargo, los estudiantes no realizaron la etapa académica por ende no iniciaron clases el 17 de noviembre de 2020 como estipulaba el Acuerdo 019 de 2020.

En ese sentido, estos estudiantes dejaron de estar activos para el semestre 2020-2. Y tal como dice el parágrafo 4 “el no cumplimiento de los requisitos establecidos, ocasionará la pérdida del derecho a matricularse durante ese período académico”.

De hecho está versión, fue confirmada por ellos mismos en una transmisión que hicieron por redes sociales donde reconocieron haber hecho solo una parte del proceso de matrícula.

Lo que no contaron, es que más de tres meses después, el pasado 23 de febrero de 2021, el Consejo Académico le hizo ‘el favor’ al joven Perdomo de otorgarle una matrícula extemporánea, cuando ya no existía ninguna posibilidad de hacerlo, para declararlo activo.

El mismo caso le sucedió a Camilo Forero, quien tan solo se surtió la etapa académica el pasado 20 de enero de 2021, más de dos meses después de la fecha limite estipulada para los estudiantes.

Consecuencias

El problema con esta actuación, es que anula las sesiones del Consejo Superior Universitario, en las que participaron durante todo ese tiempo en el que estuvieron inactivos, lo que podría representar un argumento para solicitar la anulación no solo de los efectos de las decisiones tomadas, sino del mismo proceso de elección de Rector, pues una de esas sesiones fuga la que permitió reactivar el proceso estamentario que estaba suspendido.

Y por eso resultan salpicados en este escándalo de corrupción el secretario del Consejo Superior, Alberto Polanía, pues no verificó ni advirtió esta grave irregularidad; la Presidente del Consejo Superior, Carolina Guzmán Ruiz; y Juan Camilo Ramírez, quien como vicerrector Administrativo autorizó el pago de jugosas sumas de dinero por concepto de honorarios a estos consejeros, pues por cada sesión se paga medio salario mínimo y se estima que asistieron a cerca de 8 sesiones, causando un detrimento patrimonial contra la Surcolombiana.

Lo peor del asunto fue que ninguno de los dos representantes informó de esta situación al Consejo Superior Universitario, teniendo conocimiento de su actuar y de la pérdida de la calidad de estudiante con matrícula vigente.

La procuraduría, Contraloría y Fiscalía ya tiene en la mira estas actuaciones a través de una denuncia que fue interpuesta ante estos organismos.

acuse_confirmacion_soli_4005493

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido