Neiva necesita una revolución social

333 views
5 mins read

La semana pasada a raíz de la columna que titulé “Neiva necesita una revolución educativa”, muy atentamente me escribió William López Avilés un comentario en la página web del Diario del Huila, con las siguientes palabras: “Revolución NO; conservación, mejoras y cambios sí. Una revolución es como una avalancha que a su paso lo destruye todo: lo bueno, lo regular y lo malo.

En nuestro sistema educativo es mayor lo bueno, aunque hay cosas por mejorar y otras que se deben cambiar. Lo que hay que cambiar son algunos seudo maestros, muchos de los cuales son activistas ideológicos o religiosos que están enquistados en el sistema y en el sindicato con objetivos bien distintos a los que requieren nuestros niños y jóvenes, nuestra sociedad, para salir del subdesarrollo en que nos mantenemos a pesar de la riqueza en que nadamos”.

Por respeto al muy querido señor López Avilés, deseo darle alcance a la explicación de la palabra revolución a la cual me refiero, iniciando por la definición del término desde su origen etimológico, el cual proviene del latín “revolutum” que puede traducirse como “dar vueltas”.

La revolución es un cambio o transformación radical respecto al pasado inmediato, que se puede producir simultáneamente en distintos ámbitos (social, económico, cultural, religioso, educativo, etc.). Así que desde este enfoque sigo creyendo que Neiva necesita una revolución en muchos aspectos y la forma de comenzar es revolucionándonos dando la vuelta y llegando a modelos de enseñanza adecuados, bien planeados, audaces y con mucha perspectiva.

Debemos revolucionarnos replanteando la estrategia turística para cambiar la manera en que se prestan los servicios a los visitantes; en la forma en que se invierte en infraestructura en la ciudad y se construye la misma con miras al futuro; debemos revolucionarnos en cuanto a la prestación de servicios de salud y desarrollo de campañas de promoción y prevención; así como en muchos otros aspecto trascendentales y que afectan a la localidad.

La revolución social es una transformación del conjunto de las relaciones e interacciones sociales cotidianas dentro de un espacio territorial liberado, ya sea una ciudad o un país.

En este aspecto la problemática es más grande de lo que se cree y en cuanto a esto, podemos mencionar que esa transformación que se viene dando de manera paulatina en la ciudad de Neiva a partir de esta administración con el liderazgo del alcalde Rodrigo Lara Sánchez y la Secretaría de la Equidad e Inclusión en cabeza de Alejandra Valderrama, es el comienzo de este proceso de cambio que debemos lograr.

Me alegra que el municipio reciba reconocimientos por acciones de impacto social importantes pensando en el futuro de los habitantes en condiciones de vulnerabilidad como el galardón recibido por el programa de transición integral denominado “Transición es una nota”, en la categoría Gobiernos comprometidos con la primera infancia, otorgado por la Corporación Nacional Juego y Niñez y el ICBF. Es un buen inicio, hay que continuar y avanzar.

Adenda:

Elegida la terna para escoger el rector de la Universidad Surcolombiana arranca de verdad la puja por la conquista de este importante cargo. Vamos a ver cómo se comporta el electorado (Docentes de planta, catedráticos, estudiantes y egresados), ojalá actúen con coherencia en cuanto a que se debe elegir a la persona que en realidad piense en la construcción de una universidad con mentalidad innovadora enfocado en la región y mirando hacia el futuro.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido