Mujeres con representación

2242 views
7 mins read

Las mujeres estamos redefiniendo el panorama laboral de múltiples maneras, la educación superior ha sido una herramienta crucial para nuestro empoderamiento, ya que más mujeres accedemos a la educación superior, nos graduamos en disciplinas que antes estaban dominadas por hombres, como la ingeniería, informática y las ciencias.

Nuestro emprendimiento también está en aumento, estamos liderando empresas innovadoras, exitosas en diversos sectores, aportando una perspectiva única, con habilidades de liderazgo que están transformando la manera en que se hacen negocios.

Las políticas de igualdad de género y la promoción de entornos laborales inclusivos son cada vez más importantes en las empresas. La diversidad de género se reconoce como un factor crucial para la innovación y el éxito empresarial, lo que debe verse reflejado en un aumento en la contratación, incrementando la cantidad de mujeres desempeñando roles de liderazgo en cargos de decisión.

La implementación de políticas equitativas, la sensibilización sobre la igualdad de género y la creación de entornos laborales que fomenten la diversidad y la inclusión son pasos fundamentales hacia un futuro más equitativo para las mujeres en el ámbito laboral.

El derecho de las mujeres a participar plenamente en el sector público en condiciones igualitarias a los hombres, es parte de los derechos humanos reconocidos en los tratados y acuerdos internacionales, así como en la Constitución colombiana, que establece los principios de paridad, alternancia y universalidad.

Avanzar hacia la igualdad para las mujeres en todas las esferas es además una aspiración global consagrada en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 objetivos para transformar el mundo, con la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las niñas como compromiso central por ser alcanzado.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, dirigido a lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas, incluye la meta de “asegurar la participación plena, efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública”.

Por otra parte, el ODS 16 busca promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, la provisión de acceso a la justicia para todos, la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles.

Las mujeres estamos subrepresentadas, en los gabinetes, la política, la administración pública, entre los asesores especiales, esto sugiere que no se está aprovechando plenamente el potencial de talento y que no habrá perspectivas valiosas en la toma de decisiones. La representación igualitaria de mujeres y hombres en el sector público es un indicador clave del progreso hacia la igualdad y la diversidad de género.

Las mujeres representamos una proporción mayor del empleo en el sector público, pero se puede, se debe hacer más para garantizar que estemos igualmente representadas en los niveles superiores, en niveles decisorios en los gobiernos.

La democracia se nutre de la representación equitativa de sus ciudadanos. Dado que las mujeres constituimos aproximadamente la mitad de la población, nuestra participación en los gabinetes de gobierno es esencial para garantizar una representación justa. Esta igualdad no solo es un derecho básico, sino un requisito para la legitimidad y la eficacia de las instituciones democráticas.

La inclusión de las mujeres en los gabinetes de gobierno a nivel nacional, departamental o local no solo es una cuestión de equidad, sino que también aporta una perspectiva invaluable, contribuyendo significativamente a la toma de decisiones, la representación diversa y la implementación de políticas más completas y efectivas.

La participación de las mujeres en los gabinetes gubernamentales agrega una dimensión fundamental al proceso de toma de decisiones. Las experiencias de vida, los enfoques en la resolución de problemas, las perspectivas sobre diferentes políticas y su impacto suelen ser distintos entre hombres y mujeres. Tener estas voces diversas en el gobierno garantiza que las políticas, las estrategias, consideren una gama más amplia de necesidades, así como de realidades sociales.

La presencia de más mujeres en roles de liderazgo en los gobiernos también sirve como un poderoso modelo a seguir para las futuras generaciones. Demuestra que las mujeres tenemos un lugar legítimo en las esferas de poder, fomenta la aspiración de las mujeres a puestos de liderazgo en diversos ámbitos, rompiendo estereotipos y barreras tradicionales.

Una gobernanza inclusiva, donde las mujeres estemos igualmente representadas, es un punto de partida para provocar trasformaciones estructurales no solo para sí mismas, sino indispensables para que eliminemos la violencia de género y garanticemos el ejercicio pleno de nuestros derechos.

La participación de las mujeres en cargos públicos ha evidenciado resultados positivos para la democracia y la población. Además, trabajamos arduamente porque los intereses, las preocupaciones de todos los ciudadanos se vean reflejadas en políticas públicas, promoviendo la participación ciudadana, mayor confianza en las instituciones.

Las mujeres huilenses somos excepcionales, con experiencia laboral, conocedoras de las necesidades reales de la región, las mujeres estamos preparadas para asumir cargos de alto nivel en el Gobierno Nacional, en las instituciones departamentales, con el compromiso de realizar aportes importantes para el desarrollo de nuestra región.

Por: María Fernanda Plazas Bravo – Twitter: @mafeplazasbravo
Ingeniera en Recursos Hídricos y Gestión Ambiental
Especialista en Marketing Político – Comunicación de Gobierno
Universidad Externado de Colombia

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido