Meritocracia sin masacre laboral

475 views
5 mins read

El ingreso y ascenso a los cargos de carrera administrativa, se realiza mediante concurso público, en el cual se garantizarán los principios de publicidad, transparencia, participación ciudadana, equidad de género y criterios de mérito para su selección; proceso administrativo que comúnmente es llamado meritocracia, en el entendido que tanto el ingreso como el ascenso obedece a méritos del aspirante y no a su filiación política, tal y como lo consagran los Artículos 125 y 126 de nuestra Constitución Política.

La meritocracia debe ser la regla general para acceder a los cargos públicos, en eso estamos totalmente de acuerdo, ya que es por esta vía, en la que, sin recomendación política alguna, los ciudadanos acceden a dichos cargos y el Estado los provee de personas preparadas e idóneas para ocuparlos, garantizando que se ejerza la función pública por funcionarios con méritos, experiencia y competencias laborales, que permitan enaltecer lo público y alcanzar la eficiencia administrativa que exigen los ciudadanos.

Pero en lo que no estamos de acuerdo, es en que, se aperture una convocatoria pública a través de la Comisión Nacional del Servicio Civil CNSC para proveer cargos públicos que han sido declarados en vacancia definitiva, pero a los cuales se les cambió el perfil en el Manual de Funciones y Competencias Laborales en el año 2016, mediante un Decreto Municipal cuestionado ante la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo y se les cierre la posibilidad de ser elegidos los funcionarios que los han venido ocupando en provisionalidad durante los últimos 10, 15 y hasta 25 años en la Administración Municipal de Neiva, como el caso de Henry Macías quien lleva esos años de servicio en la Secretaria de Salud. ¡Cambiarles las reglas del juego no es meritocracia sino masacre laboral!

Lo anterior por cuanto La Alcaldía de Neiva, en cumplimiento de la normatividad vigente que regula el empleo público, la carrera administrativa y la gerencia pública, ha aperturado una convocatoria pública a través de la CNSC para proveer 212 cargos públicos declarados en vacancia definitiva en la planta de personal de la alcaldía.

Así es, son 212 cargos que venían siendo ocupados en provisionalidad y cuyos perfiles fueron modificados por el Decreto 590 de 2016 que determinó la nueva estructura orgánica de la Administración Municipal y que actualmente se encuentra demandado en acción de nulidad simple ante el Juzgado Séptimo Administrativo Oral de Neiva, pendiente de la adopción de la medida cautelar de suspensión provisional de sus efectos jurídicos.

El Decreto demandado en acción de nulidad, fue famoso para la época en que la actual administración adelantó la modernización administrativa de la planta de personal e incluso se llegó a decir que fue expedido con base en un costoso estudio entregado al Concejo municipal, cuando las facultades otorgadas por el Cabildo al Alcalde ya habían expirado.

El costo de dicha convocatoria pública es de más de 700 millones de pesos para el fisco municipal, bastante dinero en épocas de escases, luego lo más sensato en estos momentos para la Administración Municipal, sería esperar los resultados del proceso judicial solicitando a la CNSC la suspensión del proceso en curso y no exponer al Municipio de Neiva a que sufra cuantiosos perjuicios económicos en caso que el Decreto 590 de 2016 sea anulado, ya que éste es el fundamento de la convocatoria.

Basta imaginar la avalancha de demandas, tanto de los elegidos como de los retirados exigiendo sus derechos, situación grave que pondría en serios aprietos las finanzas del municipio, con las consabidas responsabilidades para los autores de tal iniciativa. Ojo con eso, porque son 212 familias que quedarían literalmente en la calle por una decisión aligerada del gobierno de turno.

Por: José Ferney Ducuara Castro – josefeducuara@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido