Menos ansiedad, más calma

Menos ansiedad, más calma

En estos días de crisis de la humanidad vale la pena encontrar en nosotros mismos la calma requerida y uno de los mejores caminos que poco sabemos usar es la meditación.

Nos acostumbramos totalmente a llevar una vida llena de afanes, de angustias, de miedos y de estrés. Ahora con la cuarentena nos damos cuenta de lo poco que escuchamos a nuestro interior a nuestra conciencia y ni que decir de lo poco que escuchamos a nuestras personas a nuestro alrededor, a pesar, que sean nuestros hijos, nuestra esposa o nuestros padres a quienes de vez en cuando visitamos o llamamos.

Son estos días en los que estamos alertas básicamente por el miedo, nos despertaron de la anestesia de talvez de media vida o más, nos pusieron a pensar en los demás por el bien propio y es por eso que reflexionar y meditar debe ser la actividad de cada día y por supuesto la comunicación con nosotros mismos y con nuestros seres queridos, es quizás la terapia mundial más grande de nuestra historia reciente, donde cada individuo se somete a prueba.

Para algunos la cuarentena es en sí misma es una tragedia, no lo es, lo que si está claro es que nuestra falta de solidaridad es la que multiplica la tragedia por llamarla de esta manera porque en realidad es una gran enseñanza que ojalá la tomemos con altruismo.

Estamos llenos de tanta información que nos asustamos más cada día.  Hay que escuchar a los científicos para entender lo que pasa, pero también es el momento para escuchar las orientaciones de maestros que llevan muchos años viviendo una vida lejos de la ansiedad y de nuestros temores banales. Comparto las siguientes frases e ideas que he venido recopilando estos días:

No sabíamos que un virus podría convertirse en una fuente de sensatez y conciencia.

Esto no es cuestión de risa, pero si dejas de reírte el virus no se irá

Es en estos tiempos cuando te cuestionas que clase de ser humano eres. Ahora que la crisis te golpea.

¿Somos seres humamos o criaturas? Si somos seres humanos debemos saber como estar y como ser.

Estamos sirviendo a la humanidad si entendemos la solidaridad que significa quedarnos en casa y cuidarnos.

El pánico es parálisis, te quedas paralizado y crees que puedes manejar mejor las cosas?

La cuarentena es un acto de responsabilidad y de conciencia.

Salgamos de esto como mejores seres humanos.

¿Te estás sintiendo perdido en casa? Decimos hogar dulce hogar. Si ha sido un lugar tan terrible entonces ya es hora que lo transformes.

Puede significar fácil decirlo, pero son estos días en los que necesitamos menos ansiedad, menos miedo, más solidaridad, reflexión y calma.

¿Para el tiempo que esto se acabe debemos tener la satisfacción de que manejamos bien está crisis o tendremos que agachar la cabeza? Hagamos que la satisfacción de hacer lo correcto suceda.

Por: Carlos Cabrera C. – ccabreracollazos@gmail.com
Twitter: @CarlosCabreraCC

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE