Me preocupa Neiva

Me preocupa Neiva

No deseo calificar o descalificar al señor alcalde municipal de Neiva, no es el fin de esta columna de opinión; lo que deseo es hacerle un llamado para que preste atención a lo que viene acaeciendo en esta ciudad, que sin lugar a dudas afecta profusamente a todos sus habitantes.

La malla vial de esta localidad está totalmente destrozada. Resulta verdaderamente doloroso y molesto, transitar por las diferentes calles de la ciudad porque, aunque se tenga especial cuidado para no afectar los vehículos, las motocicletas e incluso las bicicletas, resulta prácticamente imposible no coger uno u otro de esos monumentales cráteres.

Asimismo, los reparcheos que se están haciendo, no están bien hechos. Para poner un par de ejemplos se puede mencionar la calle octava al oriente, o la avenida Max Duque, la cual rompieron en el carril de retorno, viniendo hacia el centro desde Bosques de San Luís, vía que destrozaron pero que el contratista no dejó como estaba, es más, en unas partes está sumida y otras abultada, así que más temprano que tarde será una avenida deteriorada totalmente, cuando realmente estaba en perfecto estado.

Por otro lado, la inseguridad está campeando por todas partes, y en eso, como en el deterioro de las vías, se cogió mucha ventaja, y francamente se hace necesario la mano de un alcalde que se la juegue por la seguridad y la recuperación de la infraestructura vial.

Los fleteos en la ciudad, el hurto de celulares, el robo a casas y apartamentos, y los atracos a mano armada, son el pan nuestro de cada día. La ciudadanía aún no supera el vil asesinato del joven estudiante de medicina que fue atacado con sevicia para robarle sus pertenencias, por varios peligrosos delincuentes.

Esa pérdida no se subsana con absolutamente nada. Se robaron los sueños de un muchacho de bien, quien seguramente iba a ser un destacado profesional de la medicina. Todo por la inseguridad que campea en cada rincón de esta municipalidad.

No se puede permitir que un hecho similar vuelva a suceder; los habitantes deben sentirse seguros y no a merced de la delincuencia. No es posible que, teniendo un significativo número de agentes del orden, estemos absolutamente diezmados a causa de la inseguridad.

Qué pasa con los trabajos de inteligencia para desarticular las bandas de criminales; qué pasa con el liderazgo del burgomaestre como máximo comandante de policía; en dónde está la autoridad; qué es lo que está ocurriendo.

La verdad es que debemos unirnos y comenzar a clamar que se preste atención, no solamente a estas, sino a todas las necesidades de la población, ojo con eso.

Finalmente quiero expresar mi decepción frente a la obligación que tiene de ejercer control político y administrativo el Consejo Municipal de Neiva; la verdad es que no los veo, a ninguno, cumpliendo con su deber y funciones, con responsabilidad y compromiso.

Cierro con la siguiente frase del poeta, dramaturgo y novelista romántico francés, Víctor Hugo, la cual dice: “Entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente, hay una cierta complicidad vergonzosa”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04



Ir al contenido