Me atrevo a opinar

610 views
4 mins read

Luis Miguel RodriguezCuando tenía 7 años me sentaba al lado de mi padre a leer lo que el escribía y un día le pregunté: ¿para qué sirve eso? y él me respondió: cuando a uno le abren un espacio en los medios, que es muy difícil, hay que aprovecharlo para influir en diversos temas que nos son propios en el acontecer diario.

Cuando el terminaba de escribir su columna de opinión, de inmediato me adueñaba de su computador y empezaba a escribir la mía, en la idea que al otro día saldría en el periódico.

Pasaron varias semanas y mi padre salía con su columna en el periódico y la mía no aparecía por ninguna parte. Entonces le pregunté: ¿Papi qué pasa que tu columna de opinión sale en el periódico y la mía no? El me miró a los ojos y sonriendo me dijo: es que eres muy chico y para ser columnista se necesita una buena experiencia, leer e investigar mucho, y adoptar un estilo propio y luego que te califique el jefe de redacción de un medio escrito o en el internet y si convences, te pueden dar la oportunidad.

Lo que podía entender era muy poco. Aún no es que entienda mucho. Desde entonces no he dejado de leer y escribir. Mi padre me ayuda en la redacción y ortografía. Ahora tengo 10 años y ya he escrito varios poemas, historias, cuentos y pequeñas crónicas deportivas.

En la actualidad curso el  grado 5º de primaria en el colegio Comfamiliar Los Lagos, soy el representante de mi salón, elegido por unanimidad por mis compañeros de grado.

Cuando aún no cumplía los ocho años mis padres me matricularon en el Colegio Adventista Baluarte Interamericano (CABI) en el grado 2º de primaria, cuando ya llevaban tres meses estudiando los demás niños. En agosto de ese año nos hicieron un simulacro de las Pruebas SABER y en noviembre las directivas del colegio llamaron a mis padres para comunicarles que me había ganado el primer puesto. No lo podía creer, pero aún estoy muy contento.

En noviembre del año pasado en mi colegio me pusieron en cuadro de honor, con 9 niños más, como los mejores de los grados 4º de primaria y ocupe el 2º puesto en mi salón.

Siento gran tristeza al saber que muchos niños no tienen comida ni una vivienda propia, ni pueden estudiar porque no tienen oportunidad. Mi padre me dice que son los jóvenes, los que podrán construir el país que queremos y que nos merecemos. Creo que él tiene la razón. Sin olvidar que hay unos pocos viejos buenos.

Pienso que soy un niño afortunado al lado de mi madre, de mi padre y de mi hermanita Valentina. Quisiera tener un espacio donde poder opinar de fútbol y otros deportes. De cultura ciudadana, de política y en especial sobre el mundo que queremos los niños.

Cuento con el permiso de mi padre y de mi madre, para que mis comentarios se hagan públicos.

Por: Luis Miguel Rodríguez Rivera – migueljunior2@outlook.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido