Los trabajadores del bien

A quienes nos han dado la oportunidad de ser servidores públicos, es fundamental reconocer que estamos allí, para hacer el bien y no cualquier bien, no el individual si no el bien común, cada peso que se invierte, cada acción que se realiza no tiene un propósito distinto que beneficiar a los que más los necesita, a los niños, niñas y adolescentes, a los ancianos, a las mujeres, a los desempleados, a los enfermos, a todos lo que requieren que de una u otra forma la acción estatal resuelva uno de sus problemas: La inseguridad, la pobreza, el desempleo, el acceso a la educación de calidad, la salud, la vivienda, la vías y la infraestructura, la generación de oportunidades productivas se constituyen en últimas en elementos fundamentales para nuestro accionar.

El servidor público está hecho para esto, por ello es inadmisible que actuemos por fuera del marco del respeto, la consideración y el apoyo a las personas que requieren de nuestro servicio.

No es ajeno a nuestro trabajo el hecho de recibir oprobiosas acusaciones, por que en muchas ocasiones no se obtienen respuesta oportunas, pero como el sabio y el paciente Hob, debemos recibir con resignación nuestra tarea, pues en muchas ocasiones detrás de ese insulto y desaprobación, se tejen un sin número de situaciones ocultas que debemos considerar; imagínese atender a quien no ha comido, quien tiene sueño, a quien lleva días, meses y años sin saber que es una oportunidad de trabajo, o que por aquellos errores de la vida, termino en la cárcel y está ahora buscando una oportunidad.

Los trabajadores de bien, no tenemos una consigna distinta que el servir, somos en esa parte de la humanidad distinta que ha sido puesta por la sociedad y la divinidad, para hacer con las herramientas que nos proporciona el Estado y el sistema democrático, la distribución equitativa de las oportunidades, la generación del mayor beneficio para los que lo necesitan, y por ende, no es ajeno a nuestra labor la polémica, la desconfianza, pues ya ha hecho carrera que año, tras año, a estas personas se le ha mentido sobre la solución a sus problemáticas y cada situación debe ser vista como una oportunidad para dignificar su persona, en la medida en que lo que hacemos en efecto le devuelve la credibilidad en el Estado y ante todo le garantiza sus derechos.

Los  trabajadores del bien, debemos entender que nada de lo que los demás hagan nos debe desencajar, desestabilizar, sacar del contexto y de nuestra misión de servicio, podrán venir acusaciones e improperios, y no por ello, debemos declinar en nuestro trabajo, a Cristo, que vino a salvar el mundo lo crucificaron, imagínense a nosotros que somos unos simples mortales que nos podrán hacer.

Ser un trabajador del bien, es una oportunidad para reivindicar que es posible hacer por los demás lo que queremos que hagan por nosotros, cultivando una sociedad que solidaria ante la adversidad, se reconstruye y se piensa a sí misma como un todo en el que las partes no puede invisibilizarse, hay que acabar con la desidia, con la pereza y con la indiferencia, tenemos que ser agentes de cambio y contagiar a la mayoría  de los que han decidido hacerse a un lado, criticar es fácil, pero cuando se sienta un la silla del servidor público, no cuenta el tiempo que se esté en ese cargo, lo importante no es la cantidad del tiempo, sino la calidad del mismo, los resultados obtenidos y sobre todo los beneficios que el servicio público hizo por los que más lo necesitaban.

Finalmente, es fundamental entender que la divergencia y la diferencia de opiniones es connatural a la existencia humana, máxime si estamos en un país que se funda en la democracia, Carl Edward Sagan, planteó, “Hemos averiguado que vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas más galaxias que personas. Si alguien está en desacuerdo contigo, déjalo vivir. No encontrarás a nadie parecido en cien mil millones de galaxias”.

Por: Alfredo Vargas Ortíz – alfredo.vargas@alcaldianeiva.gov.co
Twitter: @Alfredovargaso – Secretario de Educación

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE