Los “ismos” políticos le han hecho mucho daño al país

Los “ismos” políticos le han hecho mucho daño al país

Estos días de agite político me han llevado a revisar los anales de nuestra patria y he revivido con profundo dolor de colombiano tantos hechos lamentables acaecidos en menos de un siglo, los cuales han costado centenares de miles de vidas de compatriotas, la gran mayoría de ellos inocentes.

“En el transcurrir de 1947 el país vivía la desesperanza de estar al borde del abismo de la violencia partidista. Sus huellas de sangre se pisaban en el norte y sur de los Santanderes. En el occidente de Boyacá ya había aparecido el fantasma real de la policía chulavita (una especie de ‘policía secreta’ al servicio del Partido Conservador). En el Caldas y en el sur del país comenzaban a contarse los muertos en una suma interminable”, según lo narró Javier Forero en el diario El Tiempo.

“Pero no solo fue la violencia política. También había una situación que podríamos calificar como el ensanche de la miseria en las grandes mayorías populares. Claro que las causas de esa miseria venían desde tiempos muy lejanos, pero en esa época se agudizó porque se estaba afirmando en el país un régimen que conducía a la concentración de la riqueza en pocas manos, lo que determinaba del lado del pueblo una gran frustración social, una gran miseria”, opinaba el escritor y político Gerardo Molina.

Pero el detonante de la mayor confrontación partidista de nuestra nación, sin lugar a dudas, fue el vil asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, aquel 9 de abril de 1948, exactamente a la 1:05 de la tarde, según lo narran los cronistas; mientras el abogado y político se desplazaba desde su oficina en compañía de su amigo Plinio Mendoza, para atender una cita en el Hotel Continental.

Este atroz hecho de violencia dio origen al Bogotazo y de allí en adelante, una campaña de sangre, muerte y todo tipo de violación a los derechos humanos, agudizándose aún más la pobreza y miseria en todo el territorio nacional.

Por aquella época, como muchos recuerdan, el enfrentamiento estaba dado entre el liberalismo y el conservatismo, partidos con mezquinos intereses de poder que, sin mediar consideración alguna con los inocentes, fueron arrasando con caseríos, pueblos y familias, por el simple hecho de tener la marca política, aún sin participar activamente en estos campos sino por el simple señalamiento de un contrario.

Hoy, setenta o más años después de estos hechos tan trágicos para el país, se comienzan nuevamente a caldear un poco los ánimos, agitados por líderes de los famosos “ismos”, de unos “ismos” diferentes, pero con intereses similares por no decir que iguales, poniendo en el medio a la población inocente que se deja llevar por discursos demagógicos y populistas que buscan el favor y fervor popular para justificar sus causas.

Cierro con la siguiente frase del político y pensador indio Mahatma Gandhi que dice: “Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE