Las tres ucranias y un poco de historia (I)

1014 views
13 mins read

La guerra en el este de Europa, entre Ucrania y Rusia, es una amenaza a la paz mundial, este conflicto ha generado diferentes sensaciones, entre ellos el de hipocresía, ya que pareciera que esta guerra fuera más importante que otras iguales o peores como la de Yemen, Siria, Irak, Libia o Palestina.

Gracias a las redes y a la información en ocasiones parcializada de algunos medios se han creado rumores, verdades a medias y mentiras que parecen ciertas con respecto a este conflicto, su origen podríamos dividirlo en cuatro factores, pero de ellos hablaremos en otra oportunidad, hoy quisiéramos analizar a las tres Ucranias.

¿Y por qué tres?

Bueno, para ello debemos hacer un poco de historia, Ucrania como región se remonta al año 800 después de cristo, en un lugar del mundo bastante complejo, en el cual confluían varias civilizaciones, entre ellos eslavos, persas, otomanos, romanos y germánicos, siendo también esta zona el origen del posterior imperio ruso y de gran importancia para el imperio Astro-Hungaro.

Europa y sus constantes guerras, siempre terminaban con la modificación de sus fronteras, un ejemplo de ello, fue la Guerra Turco – Rusa, en 1877, en la cual el imperio Ruso, Supero al Imperio Otomano, conflicto que se detuvo con la firma del Tratado de San Stefano, que derivo en la creación de Bulgaria, Rumania, Serbia y otros países, que duraron bajo dominio Otomano por más de 400 años, entre los símbolos más importantes de este tratado, fue la entrega de la península de Crimea al imperio Ruso, región que ya había sido disputada durante la sangrienta guerra de 1853.

Con la revolución Bolchevique de 1917, se gestaron movimientos nacionalistas ucranianos, que buscaron crear un estado independiente, esta región estaba conformada por pueblos eslavos y cosacos, algunos fieles al Zar Nicolás Romanov y otros no tanto, el cual se encontraba interviniendo en la Primera Guerra Mundial e intentando solucionar sus problemas internos, los cuales terminaron quitándole el poder y la vida.

Este precedente marco significativamente el destino de Ucrania, ya que el conflicto intestino entre ucranianos nacionalistas apoyados por polacos, lituanos y alemanes, en contra de los bolcheviques soviéticos que buscaban la unificación de las Repúblicas bajo el modelo socialista de la URSS, conllevo a un baño de sangre entre ciudadanos que tenían más en común, que diferencias.

Al terminar este conflicto, en 1921 el actual territorio llamado Ucrania se dividió en dos grandes zonas, uno fue absorbido por la Unión Soviética y el segundo por Polonia (anteriormente Imperio Astro-Húngaro) esta división a la fuerza, de los territorios que, como hemos visto sucedían constantemente en Europa, no atenuó los deseos de independencia de los nacionalistas ucranianos algunos desde el exilio y otros desde el anonimato dentro de las esferas soviéticas.

La Segunda Guerra Mundial ofreció la oportunidad a muchos pueblos y regiones para alcanzar sus propios objetivos y cobrar deudas históricas, entre ellas la posibilidad para que los nacionalistas ucranianos pudieran por fin tener su propio estado, los discursos del Canciller Alemán Adolf Hitler, movieron fibras en muchos ciudadanos europeos, que se sintieron identificados con su propuesta totalitaria y no dudaron en unirse a su causa, no solamente italianos y japoneses, como enseñan algunos libros de historia, también muchos Polacos, Lituanos, finlandés, pueblos bálticos y por supuestos ucranianos, entre muchos otros que se unieron a la apuesta Hitleriana, quien promulgaba abiertamente su desprecio al comunismo de la Unión Soviética, el Antisemitismo judío y su profunda indignación hacia los franceses e ingleses por la vergonzosa derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial; su discurso fue recibido con entusiasmo principalmente en la región hoy inexistente de Galitzia, que estaba compuesta por cosacos ucranianos y polacos, los cuales manifestaron, su disposición de unirse al ejército alemán creando el regimiento “Galitzia” de la 14.ª División de Granaderos de la SS, recordemos que la SS o la Schutzstaffel, era la organización paramilitar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio del Führer y del Partido Nacionalsocialista, se estima que más de 250.000 ucranianos hicieron parte de las filas del régimen Nazi y tenían dos objetivos, la creación de Ucrania como estado y combatir el comunismo de la Unión Soviética, por lo hechos que ya habíamos relatado durante la guerra de los Cosacos en contra de los bolcheviques y vengar el horror generado por la Hambruna de Holodomor en 1932 donde se estima que más de un millón de ucranianos murieron de física hambre por orden de Stalin.

Su aceptación en el ejército Nazi, se da una vez iniciada la Operación Barbarroja en 1941, estrategia alemana que tenía como objetivo llegar a Moscú e invadir a Rusia. Para hacer parte del ejército alemán, los nacionalistas ucranianos debieron demostrar su lealtad a Hitler, el cual les puso como requisito el exterminio de comunistas y judíos de sus tierras, orden que fue cumplida a través de las masacres documentadas de “el Domingo Sangriento” de 1939, la masacre de “Babi Yar” 1941 y la Masacre de “Volinia” de 1943  donde cientos de miles de polacos, rumanos, gitanos, rusos, ucranianos no simpatizantes, judíos, socialistas y comunistas, fueron asesinados por los nacionalistas Ucranianos, información que se puede corroborar, por la recuperación de material fílmico de la época.

Con el trasegar de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo, comandado por Iósif Stalin, pudo recuperar sus fuerzas y después de victorias como las de Stalingrado (Hoy Volgogrado) en 1943 o expulsar a los alemanes del Asedio de Leningrado (Hoy San Petersburgo) en 1944 y de haber perdido millones de ciudadanos (Se estima que la Rusia Soviética perdió más de 16 millones de habitantes, durante la segunda guerra mundial, siendo el país con mayor cantidad de víctimas) se dio inicio a su contraofensiva por los territorios de lo que hoy se denominan Lituania, Letonia, Estonia, Finlandia, Suecia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, Rumania y Bulgaria, avanzando con su máquina de guerra y cometiendo crímenes en contra de cualquiera, del que se sospechara tuviera relación con el nazismo buscando venganza por sus caídos, a medida que avanzaban y hacían retroceder al ejército alemán, hasta llegar al corazón mismo de la Alemania nazi, obligando a su máximo líder a suicidarse y ganando la carrera por Berlín a la alianza formada entre USA, Inglaterra, Francia y Canadá que combatían contra los nazis en la dirección contraria.

Los alemanes, al abrir dos frentes por occidente y oriente y con la rápida derrota del Duque Italiano Benito Mussolini, no logro contener la arremetida de los aliados, algunos historiadores establecen a la operación Barbarroja fue el peor error estratégico de Hitler, teniendo en cuenta que, había firmado un acuerdo de no agresión con Stalin.

Con la caída del régimen nazi, los aliados decidieron repartirse los territorios “Liberados” acordando que toda la zona desde el centro de Berlín, para el Oriente sería controlado por la Unión Soviética y desde el mismo punto hacia el Occidente, sería controlado por Inglaterra y Estados Unidos (Francia, solo acompañaba) dando origen a lo que después conoceríamos como la cortina de hierro, la cual desato la famosa Guerra fría entre dos superpotencias nucleares, Estados Unidos y la Unión Soviética, que tenían visiones económicas e ideológicas distintas y que se enfrentarían en varias ocasiones, de manera indirecta, como sucedió en las Guerras de Corea, de Vietnam y la Guerra de Afganistán, entre otras de menor intensidad, provocando crisis, golpes de estado, injerencias, manipulaciones derrocando o colocando gobiernos afines a sus intereses, creando una tensión mundial que era impulsada por estrategias de espías y acciones terroristas estatales por todo el planeta. Cuba fue uno de esos campos de batalla, donde las superpotencias se mostraban los dientes, y mientras se sentaban en las Naciones Unidas, buscaban su derrota a través de estrategias y acuerdos militares, comerciales y políticos.

Mientas tanto la República Socialista Soviética de Ucrania, llamada así, desde la victoria soviética de la segunda guerra mundial, el presidente Stalin, ideo un plan para reorganizar su enorme territorio y administrar las dificultades y carencias propias de la Postguerra, para ello deicidio ampliar a Ucrania, anexándole algunas regiones polacas, romaníes, checas y rusas, estableciendo industrias agrícolas, metalúrgicas y mineras, construyendo puertos y centrales Hidroeléctricas y Nucleares como la famosa planta nuclear de Chernóbil, entre otras.

Iniciativas que buscaban calmar a los independentistas Ucranianos y homogeneizar su cultura y sus costumbres, intentando mitigar el sentimiento de rabia, derrota y venganza que los acompañaban, como parte de la estrategia soviética se realizaron grandes migraciones internas de Eslavos rusos a tierras ucranianas y Ucranianos a otras regiones de la Unión Soviética, con el fin de crear un sentimiento patrio homogeneizado, tras la victoria en contra del nazismo y de llevar prosperidad a todas sus regiones; como gran símbolo de buena intención, entre la URSS y la RSS de Ucrania, en 1954 se le entrega oficialmente a sus autoridades la administración de la península de Crimea.

Por: Óscar Eduardo Mazorra Otálora
Miembro del Frente Amplio  

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido