Las medidas “desmedidas” para la reactivación

353 views
5 mins read

Muchas han sido las medidas propuestas para la reactivación económica, pero muy pocos sus resultados. Gran parte de ellas se han convertido por el contrario en objeto de burla, mofa, o crítica mordaz, pero sin embargo, muy pocas veces justificadas o analizadas desde el contexto actual.

Si bien es cierto, algunas de estas decisiones, han sido “desmedidas”, no debemos olvidar el entorno sobre el cual se están tomando. Resulta atípico para un líder moderno, tomar decisiones sobre una realidad inimaginable, que si bien es cierto en otras épocas ya se habían vivido (Pestes, pandemias, guerras), en los tiempos recientes no se habían vuelto a vislumbrar, y claramente nos toma por sorpresa y sin estar preparados.

Algunos detractores de estos líderes toman como caballo de batalla, el atacar cualquier decisión, muchas veces sin argumentos, pero que a la falta de los mismos por parte del proponente, deja abierto un debate público que generalmente desencadena un fuerte rechazo.

Ningún antecesor, detractor, o posible sucesor puede sentirse con el derecho de juzgar las difíciles decisiones que se han tenido que tomar, más aun si su juicio no conlleva una posible solución.

Que los horarios para hacer deporte, que reabrir los bares sin consumo de licores, que la apertura de establecimientos de comercio a menos del 50% de su aforo, que los restaurantes al aire libre, que los jardines y colegios, que los gimnasios, que el transporte terrestre y aéreo, que las empresas de alojamiento, que el día sin IVA, o incluso hasta la prohibición de fiestas clandestinas, son algunos de los innumerables debates, algunos más triviales que otros, que día a día  lideran los “especialistas en reactivación económica y social” en sus redes sociales y en distintos medios de comunicación.

En todas las crisis es imprescindible ser consciente de los posibles riesgos. Mantener las prohibiciones durante un largo periodo de tiempo podría afectar gravemente la economía e incluso la salud mental, pero levantarlas demasiado pronto podría desatar un incremento en la  oleada de contagios, para el cual nuestro sistema de salud aún no se ha preparado.

Esto significa que “si no detenemos la epidemia a tiempo, el número de muertes seguirá aumentando. Pero a la vez, si los intentos de detenerla desgastan a niveles irreparables la economía, podrían provocar un fuerte daño en los medios de vida de las personas a mediano y largo plazo”.

Este es una de las principales conclusiones de un reciente estudio publicado por la consultora McKinsey y titulado “How to restart nacional economies during the coronavirus crisis” (Cómo reiniciar las economías nacionales durante la crisis del coronavirus), y que pone sobre la mesa el debate: ¿salvar vidas o medios de vida?

Varios países del mundo, ya han pasado por el “holocausto” de tomar nefastas decisiones en materia de reactivación, y hoy están afrontando sus terribles consecuencias.

Debemos estar atentos a las propuestas, criticarlas con argumentos, proponer mejoras, pero lo más importante es establecer reglas sociales individuales, esas que nadie nos debe imponer, y que como seres pensantes debemos acatar.

En el momento en que las personas comprendamos que nuestras decisiones individuales, afectan de manera directa nuestro entorno, es cuando las medidas que tomen otros dejaran de ser tan controversiales, ya que mis propias medidas de autocuidado superaran su lógica.

Llego el momento de reactivarnos, la economía no aguanta más confinamiento, pero la responsabilidad individual, la conciencia y la cultura colectiva, será fundamentales para el éxito o fracaso de cualquier propuesta que se adopte.

Por: Hugo Andrés Rivera Collazos
Administrador de Empresas – Universidad Surcolombiana
Especialista en Planificación de Destinos Turísticos – Universitat Oberta de Catalunya
Correo: hrivera.consultores@gmail.com  – Twitter: @hugoandres1975

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido